HABILIDADES DEL ABOGADO.COM (attorney skills)

Ideas para empezar y crecer como abogado.com

Me gustaría contarte algunas ideas que me hubiera gustado que me contasen a mi, cuando empecé a trabajar como abogado. Esas cosas que, de haberlas conocido, me habrían ayudado a evitar muchos errores, a centrarme en lo importante, a captar clientes, a mantenerlos y, en general, me habrían ayudado a aprender a disfrutar de este maravilloso trabajo que es la abogacía en lugar de estresarme con él.

Los que nacimos en el siglo pasado (seguramente tú estés en este grupo) recibimos una educación propia de la era industrial, es lo que había. Estaba basada en principios y criterios económicos ya obsoletos: estudiar hasta los 25, tal vez un poco más. Buscar un empleo fijo, cambiando tiempo por dinero; comprar una hipoteca para disfrutar de una casa; trabajar hasta los 65, bueno tal vez un poco más y jubilarse cobrando una paga miserable… Si lo anterior te parece correcto. NO SIGAS LEYENDO, tal vez este artículo no esté pensado para ti.

DESAPRENDER PARA APRENDER.

Esto no es nada nuevo, San Pablo ya se lo decía a los Corintios: “Nadie se engañe a sí mismo; si alguno entre vosotros se cree sabio en este siglo, hágase ignorante, para que llegue a ser sabio.” Lo que pasa es que hemos olvidado algo tan esencial. La mejor forma de adaptarse a una realidad que esta cambiando constantemente es pulsar “Reset”, olvidarte de todos los viejos conceptos y disponerte para empezar desde cero. Te resultará más fácil si no das nada por supuesto, si vendes conocimiento y compras perplejidad. La capacidad de asombrarse ante lo nuevo, te ayudará a adaptarte mejor, que si vives comprando lo nuevo y lo viejo, lo que ya sabes con lo que aprendes.

¡Ya! Sé lo que estas pensando. Te oigo desde aquí. Yo también llevo casi cuarenta años en este oficio y por eso es más necesario que te quites el oxido de tus neuronas y te dispongas a aprender.

¡Despierta! Tus clientes, antes de ir a su primera consulta a tu despacho, han buscado y leído sobre su asunto y sobre ti en internet y, seguramente, saben más sobre su asunto que tú.

LA AUTOFORMACIÓN: EL NUEVO PARADIGA.

En el siglo pasado el conocimiento era un privilegio. No todos podían acceder a los estudios y, por supuesto, no todos lo hicimos en igualdad de condiciones. Hoy, el conocimiento es una opción: tienes todo el conocimiento que puedas necesitar y más, a solo un clic de tu interés, si quieres saber cualquier cosa, lo único que necesitas es QUERER buscarlo.

Partiendo de esta realidad, ya no es preciso memorizar lo que tienes a tu alcance en cualquier momento. Pero… ¡SORPRESA! Te asombraras a ti mismo, cuando recuerdes perfectamente lo encontrado. El mero proceso de búsqueda, abre tu capacidad de retener, atando tus neuronas en el recuerdo de lo que finalmente has encontrado. La búsqueda es la digestión del conocimiento cuando termina con un ¡EURECA!

No tienes que pagar para aprender. Tu curiosidad se convierte en tu mejor maestra. La motivación por indagar, será el motor de tu conocimiento. Cuando estudias porque quieres y buscas lo que te interesa, ni el tiempo ni el esfuerzo, son obstáculos para alcanzar el conocimiento.

Sé que lo que vas a leer es “políticamente incorrecto”, pero después de haber gastado pequeñas fortunas en cursos de distintas disciplinas y supuestas especialidades, he llegado a la conclusión de que, casi siempre, he aprendido más, estudiando e investigando por mi cuenta, (en internet) que en el negocio de la formación académica normalizada. Esta te puede conceder títulos y ayudarte a estructurar algunas veces, no siempre, el conocimiento, pero si tienes pasión por aprender y busca a quienes demuestran con sus vidas que saben de lo que te interesa, los sigues online, contactas con estas personas, dejándoles comentarios en sus publicaciones y en las redes sociales, aprenderás de su experiencia probablemente más que gastando tu dinero en la formación pagada.

En esta nueva era, la pregunta es más importante que la respuesta. Saber buscar, saber hacer la pregunta adecuada, es ahora, la nueva forma de aprender.

GENERAR CONTACTOS ES LA ESENCIA DE TODO NEGOCIO

Si algo he aprendido de la gestión inmobiliaria con Keller Williams, ha sido que todo profesional tiene, al menos, dos trabajos: el propio de su actividad y el trabajo de generar contactos para su negocio.

Cuando emprendes un negocio, has aprendido mucho de la actividad que desarrollas (derecho, ingeniería, medicina etc.) Pero probablemente nadie te habrá dicho que sin clientes, la brillantez de tus conocimientos no sirven para nada.

Todo los días empieza tu trabajo llamando a diez contactos, trata de quedar con al menos tres de ellos, pregúntales por su negocio, por sus riesgos, por los problemas a los que se enfrenta en el día a día y trata de buscarle ayuda. A veces una idea sencilla es una enorme solución. Escribe cartas manuscritas a tus clientes. Te asombrará el impacto que genera cuando reciben, escrita de tu puño y letra, una nota de agradecimiento por el tiempo que te han dedicado.

Después de terminado el asunto, mantén viva tu relación. Felicítale las navidades, su cumpleaños, mándale alguna información relevante para su negocio. Si te olvidas de tu cliente… no dudes que él también se olvidará de ti.

AÑADE VALOR A TU TRABAJO.

Hasta ahora, los abogados nos hemos limitado a resolver los problemas legales de nuestros clientes. No nos hemos percatado que todo problema legal tiene detrás, una alteración emocional. Esto es algo que no me enseñó nadie, lo he aprendido yo a través del ejercicio profesional durante décadas y lo considero esencial para el trabajo del abogado. Pese a que desde siempre se ha considerado la emoción del asunto legal, como una cuestión colateral e intrascendente, si aprendes a enfocar y a encauzar las emociones que el problema legal genera en tu cliente, además de resolver su asunto, fidelizarás mucho más tu clientela.

Los problemas legales se generan, en gran medida, por el estado emocional del cliente. La misma percepción de algo como problema, determina en si mismo, una interpretación emocional de una situación jurídica determinada. Por ello, ignorar el origen y la causa del problema legal, supone olvidar un axioma esencial: el cambio no tiene ningún sentido en el nivel de los síntomas, donde no puede producir resultados. Cuando la causa del problema legal son las emociones hay que aprender a encauzarlas, incluso, colaborando con otros profesionales si fuera preciso para que ayuden al cliente a gestionar emocionalmente el problema.

Cuando actúas de este modo, te centras en la persona, no solo en su problema. Es en entonces, cuando tu quehacer profesional se convierte en ayuda, tu opinión profesional en consejo.

CADA ASUNTO UN NUEVO PROYECTO.

Cuando empieces un asunto, fija con tu cliente el resultado. Programa los pasos, valora los medios a emplear y sus costes. Prepara la hoja de encargo y fracciona los pagos en función de la capacidad de tu cliente, de tu trabajo y de los riesgos. Si conviertes cada asunto en un nuevo proyecto que te ilusione, te será más emocionante convertir el miedo en aventura. Te ayudará a centrarte en el resultado, en valorar, a lo largo de la vida del asunto, si te estás desviando de la meta. Podrás pivotar y decidir con tu cliente, cambiar el rumbo hacia un nuevo resultado. Llevaras el timón de tu trabajo y de tu vida y evitarás que la corriente de la rutina te engulla en sus temores.

EL EGO DEL ABOGADO, NO FORMA PARTE DEL ARGUMENTO JURIDICO.

Si te dejas contaminar por las emociones de tu cliente, te acabarás desviando del resultado. Agriaras el tono de tus argumentos, pasarás tardes enteras con recursos intermedios de cuestiones innecesarias y sobre todo, harás de tu trabajo un infierno insoportable. Recuerda: el ego del abogado, no forma parte del argumento jurídico, igual que una mota en un cristal, no forma parte del paisaje que trasluce.

LAS REDES SOCIALES: LA NUEVA FORMA DE VENDERTE.

¿Qué haces cuando necesitas saber algo? Lo buscas en internet, ¿no? ¿Qué opinión te merece el autor de tu respuesta? Si el artículo está bien razonado, expuesto con claridad y lo has encontrado fácilmente…¿Te gustaría contactar con su autor?

Piensa por un momento: escribir sobre un tema en internet, documentarte y hacer un post claro y bien redactado, te puede costar la primera vez, pero el beneficio, el prestigio y el posicionamiento que te produce en todo el mundo. (Si, has leído bien, en todo el mundo), no tiene precio. Cámbiate al otro lado. Compartir ha dejado de ser conveniente para ser algo necesario. Ponte en marcha: crea tu perfil profesional en Google. Comparte tu opinión en Facebook, Twitter, instagram, LinkedIn. Si te escondes nadie te encuentra.

EL ORDEN EN EL TRABAJO DEL ABOGADO

El orden es un requisito esencial en el ejercicio de la profesión. Tan importante como el conocimiento. No es un capricho o un aderezo que da brillo a tu trabajo. Sin orden no se puede ejercer la profesión de abogado. Aquí podrás ver con mas amplitud algunas ideas al respecto.

Un asunto nuevo puede venir en forma de Whastapp, de un posit, o en una servilleta del bar donde anotaste de forma apresurada un teléfono. Si toda esa información, que te puede hacer ganar miles de euros, no la gestionas ordenadamente, de nada sirve tu conocimiento, ni tu experiencia, ni siquiera tu maravillosa actitud positiva ante la vida. Terminaras siendo un abogado mediocre.

En cuanto te llegue un posible contacto de un cliente: 1) añádelo a tu lista de contactos de tu teléfono, indicando no solo el numero y el nombre sino también la persona que te lo ha referido y demás datos para identificarlo. Si no lo haces así, dentro de tres o cuatro días, el nombre de José Martínez, no te permitirá saber quién es y no podrás gestionarlo. 2) Llámalo en cuanto puedas. Si no puedes hacerlo inmediatamente, mándale un Whtasapp o MSM diciéndole cuando lo harás. 3) En cuanto te sea posible pasa toda esta información abriendo una nueva ficha o expediente en tu despacho o un nuevo expediente en tu programa de gestión. Yo ya no abro expedientes físicos en soporte papel, (hasta que no tengo algún papel o documento que archivar), pero siempre abro un asunto nuevo o carpeta virtual, en el programa de gestión de tu despacho, con los datos del cliente y el asunto. 4) Aprende el uso de la agenda en tu móvil. Comprobaras que es una herramienta esencial en tu negocio.

LA COMUNICACIÓN CON TU CLIENTE ES LA CLAVE DE TU EXITO PROFESIONAL

Mantener informado del proceso y de tus gestiones con su asunto es tan importantes como tus conocimientos y tus habilidades. Si haces tu trabajo y tu cliente no se entera, no te quejes cuando no quiera pagarte.

Si tu cliente, al terminar su asunto, no vuelve a saber de ti, cuando vuelva a necesitar de tus servicios, habrá conocido tantos abogados, que no pensaré en ti.

Estos mínimos son esenciales para ejercer: Un toque a la semana (whatsapp o sms) cuando el asunto está en marcha. Una llamada cada quince días actualizando la información. Un mail al mes con información de las gestiones y evolución de su asunto. Una o dos veces al año queda personalmente con tu cliente para interesarte por él. Una carta manuscrita cuando termines su asunto, agradeciéndole el haber depositado en ti su confianza, dará el brillo de la excelencia a tus servicios.

Recuerda que mantener viva la relación con tu cliente depende de ti y es la clave por la cual un cliente manda a otro.

AFILAR EL HACHA

En el trabajo de la abogacía el hacha eres tú. Acuérdate de afilarla

Nunca te arrepientas de un día de tu vida, porque los días buenos te dan felicidad pero los malos, te dan la experiencia.

Si al terminar la jornada no descansas, si te llevas el problema ajeno a tu casa, si no aprendes a desconectar, pronto te dejarás este trabajo. Por eso es necesario que aprendas a controlar tus pensamientos, a sintonizar la emisora mental de lo que te apasiona para amenizar tu descanso.

Encontrar tu gran porque, en este trabajo. es la clave para superar los momentos difíciles. Recuerda que la esencia del trabajo del abogado eres tú. Si no aprendes a valorarte y a cuidarte por dentro y por fuera, nadie lo hará por ti.

<p value="<amp-fit-text layout="fixed-height" min-font-size="8" max-font-size="72" height="80">Esto no es algo conveniente o aconsejable. Si no afilas el hacha después de cada jornada, pronto dejaras de de ser efectivo en tu trabajo. El polvo del camino pronto apagará el brillo de la ilusión del comienzo. Por eso aprende a cuidar tu dieta, hacer ejercicio a diario y a saborear la vida con los tuyos. Son tres elementos que te ayudaran a disfrutar de la vida, porque recuerda que en esta profesión <strong>el hacha… eres tú.</strong> Esto no es algo conveniente o aconsejable. Si no afilas el hacha después de cada jornada, pronto dejaras de de ser efectivo en tu trabajo. El polvo del camino pronto apagará el brillo de la ilusión del comienzo. Por eso aprende a cuidar tu dieta, hacer ejercicio a diario y a saborear la vida con los tuyos. Son tres elementos que te ayudaran a disfrutar de la vida, porque recuerda que en esta profesión el hacha… eres tú.

8 Comments

  1. Texto interesante y verdadero, yo lo he intentado hacer TAL cual, con redes sociales o no; Disfrutó mi profesión de Abogado hasta ahora 40 años… como si fuese ayer, ahora un poco más lento pero con la misma pasión. Gracias por compartir con un afectuoso abrazo fraterno virtual envuelto de gratitud y bendiciones para ti y tu familia

    Me gusta

    1. Hola Saturnino, muchas gracias por tu artículo y por las instrucciones ofrecidas para un mejor y más eficaz ejercicio de la abogacía, pues supone un complemento muy interesante a la vocación del abogado. Tal es mi vocación que no sabría hacer otra cosa que el estudio y ejercicio del derecho, en cualquiera de sus vertientes profesionales, y así ha sido mi andadura durante muchos años (yo también soy del siglo pasado😀).
      Con afecto. Carmen.

      Me gusta

      1. CARMEN: GARCIAS por tu comentario. Poner en práctica nuevas formas de trabajar te llena de ilusión. A mi por lo menos. Un saludo muy cordial. Me alegro de que te haya sido útil.
        Satur

        Me gusta

    2. Estimado Mario: Gracias por tu comentario. La veteranía nos la da la experiencia pero, al menos en mi caso, también genera rutina. Por eso creo que replantearse nuevas formas cada día es una forma de ilusionarme cada mañana con e este trabajo.
      Un fuerte abrazo y gracias por tus bendiciones, lo mismo te deseo para ti y para los tuyos

      Me gusta

Responder a Carmen Ballesteros Escribano Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .