INTRODUCCIÓN

5 Ideas para empezar online como abogado

Posted on Actualizado enn

destacar entre los otrosUna de las formas  de comenzar online como abogado consiste en prestigiar tu marca personal, en darte a conocer. Presentarte al mundo y decirles a todos que ahora, sí, por fin,  y desde ahora,  ya eres abogado.

Para ello puedes demostrar a los posibles clientes tus conocimientos en una determinada materia o, simplemente, hablarles de quien eres y lo que piensas de la vida.

Suena extraña esta  idea, ¿verdad? Pero para captar clientes, el abogado debe provocar en  ellos la esencia de nuestro trabajo: la confianza, y puedo asegurarte que  la mejor manera de generar confianza en las personas, es darte a conocer tal y como eres. Confianza significa tener fe, creer en el otro. Nos empeñamos en vender nuestra ciencia con palabras rebuscadas y nos olvidamos que la esencia de las cosas está en la sencillez de la vida.

Hace años, los grandes despachos de abogados hacían su propaganda, esencialmente, de tres maneras: dando  conferencias para clientes  y empresarios  que impartían sus  socios. Mediante la publicación de artículos en prensa y revistas especializadas y concertando entrevistas en radio o televisión.

Esto suponía, para  el abogado que comenzaba a ejercer, un reto imposible de alcanzar. Sin embargo, hoy en día, todo esto está a tu alcance en internet y a coste cero.

Estas son algunas sugerencias para comenzar como abogado en internet.

  1. Crea tu perfil, dándote de alta como profesional en las principales redes sociales. Facebook, Whatsapp, Youtube, Linkedin, Twitter, etc. Cuenta tus inquietudes. No se trata de escribir un “curriculum Mortis”,  escrito en el pasado de  quien no tiene nada que ofrecer en el futuro. Crea tu curriculum VITE. Di lo que eres capaz de hacer por los demás, lo que te ilusiona. Cuéntale al mundo porqué te levantas cada mañana, cual es tu ilusion ante la vida. Escribe sobre ti de tal manera que quien lo lea,  sienta la necesidad de conocerte.
  2. Comparte. Las redes sociales están diseñadas para eso. No basta tener un perfil en una red social. Si no generas actividad, si no buscas nuevos contactos y compartes tus ideas y opiniones,  no sirven de nada las redes sociales. Ten presente, a la hora de escribir,  los 6 criterios que mueven a la gente a compartir en internet y que profesor de Marketing de la Universidad de Pensilvania, “Jonah Berger” resumió en su libro ‘Contagious’:
    1. Moneda social: La gente comparte las cosas para quedar bien ante los otros. Para regalarse un “me gusta”. Es triste pero es la verdad. Al compartir algo genial, novedoso, útil etc., se produce la percepción en los demás, de que tú también lo eres. Es la realidad de internet.
    2. ¿Cual es el tema de actualidad? Piensa ¿Qué hay en la mente de todos? Emplear palabras del tema candente, ayudará a que los demás compartan tus ideas. (Por ejemplo, titular un artículo con la palabra “Gol”, durante los mundiales etc.)
    3. Emoción: se trata de apelar a la emoción de quien lo lea. Recurrir  a la música de las palabras para contar las cosas cotidianas de la vida, le dará brillo  a tus ideas:   diles  por qué debería importarles lo que escribes, que emoción se esconde tras esa  parte árida de la vida, enséñale al mundo a encontrar la parte noble de las cosas.
    4. Las modas: Copiamos a los demás. Es triste pero es humano. Entramos en el restaurante más lleno, compramos la ropa de moda. Piensa ¿Cómo puedo utilizar lo qué hace todo el mundo y destacar a la vez?
    5. Valor práctico: Si lo que compartes en las redes es es útil, ayudará a los demás y lo compartirán mucho antes. Lo útil genera valor.
    6. Historias: los cuentos encantan a los niños y todos llevamos uno dentro. Contar las cosas complejas en forma  historia siempre es una buena opción. 

3. Seguir para tener seguidores: Si quieres tener seguidores, debes seguir a los demás. Busca contactos, personas que puedan resultarte de interés y sígueles.

4. Hazte visible a las personas de tu interés.

  1. No te limites al simple “me gusta”. Hazles  comentarios interesantes en sus publicaciones.
  2. Provoca su respuesta. Pídeles aclaraciones que aporten valor a su publicación: Incienso y pregunta (“Me ha parecido genial tu artículo…  podrías decirme ¿qué opinas de ..? Al responder a tu pregunta, ya has logrado captar su atención, dejas de ser un seguidor más, para convertirte en un interlocutor.

5. Crea tu propio Blog.

Si quieres publicar en internet, la mejor forma de hacerlo es desde tu propio Blog. Hay plataformas gratuitas para empezar y es el modo más sencillo de empezar en serio.

Aquí te dejo algunos sitios que te ayudarán  a hacerlo:

12 Plataformas para crear un blog gratis o una página web gratuita:

Las 5 mejores plataformas para crear Blogs.

Que disfrutes.

Anuncios

Acerca de este Blog

Posted on

Acerca de este Blog.

LA VOCACIÓN DEL ABOGADO

Posted on Actualizado enn

  • ÍNDICE:
  • ¿Qué es la vocación?
  • La vocación del abogado.
  • ¿Sabes lo que hacen los abogados?
  • Una profesión libre e independiente
  • Las limitaciones del Turno de Oficio

¿Qué es la vocación?

La palabra vocación, procede del latín: vocāre; llamar.

La Real Academia de la Lengua lo define como Inclinación a cualquier estado, profesión o carrera.

Wikipedia lo define como “el deseo de emprender una carrera, profesión o cualquier otra actividad cuando todavía no se han adquirido todas las actitudes o conocimientos necesarios”. Me quedo con esta.

Encontrar la vocación en la vida, es uno de los pasos mas importantes de la existencia del ser humano, pues saber cuál es nuestro objetivo en la vida, llena de plenitud y satisfacción cuando acometemos nuestro proyecto.

Iniciar un nuevo proyecto que nos llene plenamente, que nos motive cada día, logrará que nuestra vida esté guiada por la ilusión, que el aprendizaje se convierta en alegría permanente,  y que el conocimiento lo mueva la curiosidad.

Si hacemos lo que nos gusta en la vida, no llenamos el tiempo: lo disfrutamos. El trabajo se convierte en servicio y el servicio en ilusión y en alegría. 

Yo dormía y soñé que la vida era alegría.

Me desperté y vi que la vida era servicio.

Serví y comprendí que el servicio era alegría

(Rabindranath Tagore.)

La vocación de abogado.

El ejercicio de la profesión de abogado tiene mucho que ver con la idea de servir, con dejar de centrarnos en nosotros mismos y en nuestro propio interés, para servir a los demás. Y eso provoca un efecto gratificante e inigualable en la vida: Te hace sentir útil.

Además, lo bueno que tiene este oficio es que, aun cuando te dediques a una especialidad concreta, cada caso es diferente, lleno de peculiaridad propia que lo distingue y lo llena de forma diferente, como un antídoto contra la rutina  que evita que se empolve la ilusión de los comienzos.

A veces nos cuesta encontrar ese tesoro escondido en la vida, porque lo hemos enterrado en la rutina. Nuestra búsqueda termina cuando encontramos un trabajo estable que nos paga  las facturas. Por eso, en ocasiones es necesario dejarse llevar por aquello que realmente nos ilusiona en la vida para gozar del cielo en la tierra:

“Pedir al Señor que, pues de alguna manera podemos gozar del cielo en la Tierra, que nos de su favor para que no quede por nuestra culpa y nos muestre el camino y dé fuerzas en el alma para cavar hasta hallar este tesoro escondido, pues es verdad que le hay en nosotras mismas” (Teresa de Jesús. Las Moradas, Morada 5ª cap.1 vers. 2)

¿Sabes lo que hacen los abogados?

“La abogacía es una profesión libre e independiente que presta un servicio a la sociedad en interés público y que se ejerce en régimen de libre y leal competencia, por medio del consejo y la defensa de derechos e intereses públicos o privados, mediante la aplicación de la ciencia y la técnica jurídicas, en orden a la concordia, a la efectividad de los derechos y libertades fundamentales y a la Justicia”. (Art. 1 del Estatuto General de la Abogacía)

I.- Profesión libre: Ejercer desde la libertad, significa ejercer desde la responsabilidad.

La abogacía es una profesión libre.

Podemos elegir:

a)   Al cliente.

b)   Los criterios de defensa

c)    Los honorarios

d)   El método de trabajo

e)   Nuestro horario de trabajo.

f)     Renunciar a continuar defendiendo al cliente.

Pero esa libertad impone la recíproca responsabilidad

Responsabilidad frente al cliente.

Responsabilidad por nuestras decisiones sobre los criterios de defensa libremente elegidos, a veces de forma rutinaria e irreflexiva. Sin valorar previamente las consecuencias. Especialmente las económicas.

Responsabilidad de cobrar honestamente por el trabajo realmente realizado.

Responsabilidad de dedicarle el tiempo suficiente a la defensa de los intereses ajenos.

Responsabilidad de ser honestos con el cliente y saber decirle claramente cuando no tiene la razón.

II.- Profesión Independiente: Independiente de quién o de qué?

– Independiente del cliente:

Podemos decidir, si aceptamos su defensa y posteriormente si renunciamos a continuar con la misma.

-Independiente del resultado de nuestro trabajo:

El ser objetivo, es uno de los elementos de la profesión  por los que el cliente paga al abogado. Si el abogado se vincula emocionalmente con el proceso, con el cliente, o con el resultado, o se enemista de forma desordenada con el contrario, con el abogado contrario, o con el propio Juez, por ese asunto, pierde la objetividad y normalmente también el asunto.

Por ello hay que saber mantener la independencia necesaria para que podamos asesorar al cliente, sin vernos afectados emocionalmente por el resultado.

Esta vinculación es tan importante en este trabajo, y se contagia con tanta facilidad que le dedico varios temas a lo que yo llamo el ejercicio emocional de la abogacía. 

– Independiente en el cobro de nuestros honorarios:

Los Honorarios del abogado no dependen del resultado de su trabajo.

Por eso cuando el abogado “ata” el cobro de sus honorarios a un resultado concreto de su trabajo, pierde su independencia, pues deja de serle indiferente el pleito y su resultado. Ganar o perder el pleito: ¡Determinará que cobre o no sus honorarios!  ¿Cómo va a aconsejarle ese abogado al cliente que se allane, o que desista del Proceso,  si eso puede determinar no cobrar por su trabajo?

Cuando el abogado solo cobra si gana el pleito, o logra un determinado resultado, pierde la objetividad que debe presidir la actividad profesional del abogado.

III.- Las limitaciones del turno.

Si asumimos la defensa del cliente por designación del turno de oficio, nuestra libertad debe ceder en beneficio de un derecho superior, impuesto en el art. 24 de la CE. El derecho de defensa.

Ello implica que si decidimos ser letrados del turno de oficio, hemos de ser conscientes de que asumimos la defensa de  los menos favorecidos socialmente,  y por ello debemos procurarles una defensa de la mejor calidad. El ser pobre, no puede ser causa de una defensa peor, o mal preparada  y sin la debida dedicación.

La vocación del abogado de turno de oficio requiere un plus de mayor intensidad en la vocación del abogado.

En el turno de oficio se asume, a veces, la defensa de quien no tiene defensa, y sin apenas remuneración. Pero ello no debe ser obstáculo para tu empeño. Al contrario. La riqueza que da el aprendizaje del turno, es uno de los tesoros esenciales de la formación como abogado. Los abogados del turno,  suelen  ser luego,  mejores abogados que los que no lo han sido. Encontrar en la defensa un resquicio legal, saber argumentarlo, analizar los pormenores de las pruebas, cuestionar su legalidad, suplir con dedicación la falta de experiencia; dan fortaleza y enseñan como nada en esta profesión.

Haz que tu trabajo sea una de las ilusiones en tu vida. Pero NUNCA lo conviertas en la única.

Saturnino Solano.