TURNO DE OFICIO

LAS COSTAS PROCESALES: FORMULARIO DE CESIÓN AL ABOGADO Y PROCURADOR.

Posted on Actualizado enn

justicia-gratuita-corruptos-L-GT8xEM¿QUÉ SON LAS COSTAS PROCESALES?

Son los gastos que se producen como consecuencia del procedimiento judicial y que pueden reclamarse a la parte contraria, cuando una resolución le conde a esta,  a pagarlas.

La Ley de enjuiciamiento civil española, (LEC) regula las costas procesales en los arts. 241 a 246, remitiéndose las demás leyes procesales a lo dispuesto en ella.

DIFERENCIA ENTRE GASTOS Y COSTAS PROCESALES

La LEC distingue entre gastos y costas procesales.

Gastos procesales: según el art. 241 son todos los desembolsos que tengan su origen directo e inmediato en la existencia de dicho proceso.

Costas procesales: Son los gastos judiciales que pueden reclamarse a la parte contraria, cuando se gana el proceso con imposición de costas. Y que se enumeran en el art. 241 LEC.

Por ejemplo, el desplazamiento del abogado de Madrid hasta Sevilla, para asistir al juicio, es un gasto procesal, pero no puede reclamarse al contrario en las Costas. Este gasto lo debe pagar el cliente propio, pues el contrario no tiene porqué asumir que el contrario se busque un abogado de fuera de la sede judicial.

Estos gastos repercutibles a la parte contraria son los siguientes:

Honorarios de la defensa y de la representación técnica (abogado y procurador)

anuncios o edictos que de forma obligada deban publicarse en el curso del proceso.

Depósitos necesarios para la presentación de recursos.

4º Derechos de peritos y demás abonos que tengan que realizarse a personas que hayan intervenido en el proceso. (Indemnizaciones de testigos por asistir al juicio etc.)

Copias, certificaciones, notas, testimonios y documentos que hayan de solicitarse conforme a la Ley, salvo los que se reclamen por el Tribunal a registros y protocolos públicos, que serán gratuitos.

Derechos arancelarios que deban abonarse como consecuencia de actuaciones necesarias para el desarrollo del proceso. (honorarios de registradores de la propiedad, registros mercantiles etc.)

La tasa judicial por el ejercicio de la potestad jurisdiccional, cuando sea preceptiva.

EN EL PROCESO PENAL la LECRIM (Ley de enjuiciamiento criminal), también el art. 241 LECRIM, establece que las costas consistirán:

1º) En el reintegro del papel sellado empleado en la causa. (hoy no se utiliza)

2º) En el pago de los derechos de Arancel. (procuradores)

3º) En el de los honorarios devengados por los Abogados y peritos.

4º) En el de las indemnizaciones correspondientes a los testigos que las hubiesen reclamado, si fueren de abono, y en los demás gastos que se hubieren ocasionado en la instrucción de la causa

¿CUAL ES LA NATURALEZA JURÍDICA DE LAS COSTAS PROCESALES?

Las costas procesales, son un derecho de resarcimiento del cliente o parte procesal que la ley le concede a quien gana un pleito, para resarcirse de los gastos que se le han producido, como consecuencia, de haber tenido que acudir a los tribunales para que le den la razón. Por ello se condena a la parte contraria, a pagar estos gastos, siempre que estén comprendidos entre los enumerados en artículo. 241 de la LEC.

Esta consideración de restitución o indemnización de los gatos causados por acudir a los tribunales y ver reconocido lo que pedía la parte, ha sido reiterado por la jurisprudencia en multitud de sentencias, entre otras, las STS 4 de julio del 2005 EDJ 2005/119240, 10 de diciembre del 2004 EDJ 2004/234868y 30 de octubre del 2000 EDJ 2000/37104.

CRITERIOS PARA IMPONERLAS:

Vencimiento objetivo (Art. 394 LEC) es la consecuencia que se deriva de ganar el pleito, la que determina el derecho del vencedor, para resarcirse de los gastos que el proceso le ha ocasionado.

Hoy en día la temeridad o mala fe, son adjetivos que pueden incrementar el importe de las costas, pero no son el criterio básico y necesarios para la condena en costas. En este sentido puede verse la Sentencia de la Audiencia Provincial de Valencia de 19 de octubre de 1998 (AC 19987522) establecía lo siguiente:

“Conviene recordar con carácter previo algunos aspectos de la condena en costas. En primer lugar que el fundamento de la misma, bien se siga el criterio del vencimiento, establecido en la actualidad en el proceso civil español con carácter general (art. 523 de la Ley de Enjuiciamiento (hoy 394 LEC), o el anteriormente en el vigente de la mala fe o temeridad (basado en el art. 1902 del Código Civil), es el tratar de resarcir al beneficiario de dicho pronunciamiento de los gastos que la contraparte, la condenada a su pago, le ha causado al obligarla innecesariamente a acudir al proceso (SSTS 11 noviembre 1935 [RJ 19352065] y 3 junio 1940 [RJ 1940516])”.

Este derecho de resarcimiento tiene ciertas excepciones, limitaciones y consecuencias jurídicas.

EXCEPCIONES:

  • Asuntos jurídicamente complejos a criterio del juez (Art. 394 1º LEC)

“En los procesos declarativos, las costas de la primera instancia se impondrán a la parte que haya visto rechazadas todas sus pretensiones, salvo que el Tribunal aprecie, y así lo razone, que el caso presentaba serias dudas de hecho o de derecho.”  Tú puedes también pedirlo y razonarlo, cuando el asunto sea complejo, para evitar las costas a tu cliente, en tu suplico y conclusiones.

  • Estimación parcial de la demanda. 394, 2º

Si fuere parcial la estimación o desestimación de las pretensiones, cada parte abonará las costas causadas a su instancia y las comunes por mitad, a no ser que hubiere méritos para imponerlas a una de ellas por haber litigado con temeridad”.

  • Los beneficiarios del derecho a la Justicia Gratuita (394,3º LEC) y el Mº Fiscal. (394.4º LEC).

El mismo art. 394 en su número 3 establece que “Cuando el condenado en costas sea titular del derecho de asistencia jurídica gratuita, éste únicamente estará obligado a pagar las costas causadas en defensa de la parte contraria en los casos expresamente señalados en la Ley de Asistencia Jurídica Gratuita”. Es decir, si en los tres años siguientes a la finalización del pleito “viniere a mejor fortuna” (art. 36. 2º de la ley de justicia gratuita).

EN EL PROCESO PENAL: la sentencia debe concretar  la parte proporcional que cada condenados debe responder, cuando son varios. Como criterio general, la condena deben incluir las costas de la acusación particular, aunque puede razonarse  su no imposición, pero su exclusión debe ser motivada. (240 y Siguientes Lecrim)

LIMITACIONES CUANTITATIVAS:

Los honorarios del abogado no pueden superar 1/3 de la cuantía del proceso. (394, 3º LEC)

Si el pleito no tiene cuantía o es de cuantía indeterminada, se considera, a estos efectos, que la cuantía es de 18.000 euros.

MATIZACIONES:

  • La limitación del 394.3. no se refiere a la totalidad de las costas, sino a “la parte que corresponda a los abogados y demás profesionales no sujetos a tarifa o arancel”, (Los procuradores, p. Ej. sí están sujetos a arancel).

“Cuando, … se impusieren las costas al litigante vencido, éste sólo estará obligado a pagar, de la parte que corresponda a los abogados y demás profesionales que no estén sujetos a tarifa o arancel, una cantidad total que no exceda de la tercera parte de la cuantía del proceso, por cada uno de los litigantes que hubieren obtenido tal pronunciamiento.”

  • Esta limitación se aplica para cada una de las partes que ha ganado con costas. Así, cuando una parte pierde frente a varias, el limite de la minuta del letrado, de cada parte que ha vencido con costas, no podrá superar el 1/3 de la cuantía del pleito. Esto supone que, si son dos partes, por ejemplo, los vencedores con costas, frente a una, el limite de la minuta del abogado de cada parte vencedora, no podrá superar un tercio de la cuantía. No obstante, la mayoría de los baremos de honorarios de los colegios profesionales limitan, a su vez, estos supuestos. Pero, debes tener en cuentas que, perder un pleito de mucha cuantía, frente a muchas partes, puede causar una verdadera ruina a tu cliente, si no dispone del beneficio de justicia gratuita.
  • Por el contrario, cuando una sola parte gana frente a varias, el limite del tercio de la cuantía, no puede aplicarlo por cada parte vencida, sino al total de su minuta. Primero, porque la norma no lo permite: “Cuando, … se impusieren las costas al litigante vencido, éste sólo estará obligado a pagar”. Segundo porque iría en contra del espíritu de la norma que pretende limitar abusos y, si una parte gana frente a cuatro y a cada parte le pudiera reclamar hasta el máximo del 1/3 de la cuantía, obtendría por honorarios, más importe que por la condena misma del proceso. En este sentido puede verse la sentencia EDJ 2007/375335 AAP Pontevedra de 8 febrero 2007 AP Pontevedra, sec. 1ª, A 8-2-2007, nº 26/2007, rec. 61/2007. 

EN LA JURISDICCIÓN SOCIAL, la imposición de costas está legalmente limitada en importes concretos. Así en el art. 66 de la LJS, se imponen las costas hasta un limite de 600 € al demandado, cuando no acudió al acto de conciliación y la sentencia que en su día dicte, coincide, esencialmente, con la pretensión de la papeleta de conciliación. En el recurso de suplicación y casación las costas se limitan 1.200 € y 1.880 € respectivamente (Art. 235 LJS). En la ejecución de sentencias el limite es del 10% del principal reclamado (251 LJS).

EN LA JURISDICCIÓN CONTENCIOSO-ADMINISTRATIVA La imposición de las costas podrá ser a la totalidad, a una parte de éstas o hasta una cifra máxima, cantidad esta que debe concretarse en la sentencia, por el Juzgado o tribunal. Recuerda que tú puedes pedir esta limitación, o exención, razonando las dudas y complejidad del asunto, tanto en el Suplico, como en las conclusiones, aunque es facultad del tribunal concederlo y valorarlo.

LIMITACIONES CUALITATIVAS:

Solo pueden reclamarse a la parte contraria, los gastos enumerados en el Art. 241 de la Lec.

Respecto de los honorarios del letrado y procurador, estos, solo se incluirán en la tasación de costas, cuando su intervención sea preceptiva. (Es decir en los procedimientos ordinarios y en los verbales de más de 2.000 €. Arts. 23, 2º 1; y 31, 2º,1 LEC)

No se incluirán los derechos correspondientes a escritos y actuaciones inútiles superfluos etc., tampoco se incluirán los incidentes en que hubiese sido condenada expresamente la parte favorecida. 243, 2º LEC

En concreto respecto de los honorarios del letrado, solo se pueden reclamar al contrario las actuaciones judiciales, no las extrajudiciales (salidas y desplazamientos, reuniones con el cliente etc., se debe reclamar directamente al cliente propio, al no ser actuaciones procesales.).

Los honorarios del letrado se calcularán conforme a los baremos de honorarios del colegio de abogados de la demarcación judicial, es decir, del lugar donde se llevó el juicio. (P. Ej. Un letrado de Madrid que hace un juicio en Sevilla, debe aplicar el baremo del colegio de Sevilla).

LEGITIMACIÓN:

Es un derecho de resarcimiento del cliente o parte favorecida por la condena en costas, no del abogado y procurador, ya que estos profesionales, disponen de la acción privilegiada, (a través de la “Jura de cuentas”) para reclamar sus honorarios al cliente. (Tribunal Supremo Sala 1ª, S 27-3-1999, nº 290/1999, rec. 2949/1991 Pte. Gullón Ballesteros, Antonio, así como sentencias de 23 de mayo de 1996 EDJ 1996/2709, 6 de junio de 2001 EDJ 2001/8509, 28 de junio de 2005 EDJ 2005/116844, entre otras)

EXCEPCIÓN DEL TURNO DE OFICIO: cuando el cliente sea beneficiario del derecho de justicia gratuita y el abogado y procurador sean del turno de oficio, el cliente nada puede reclamar al contrario por estos gastos, al no haber pagado nada a su abogado y procurador.

En estos casos, la relación profesional con el cliente, no deriva de un contrato de prestación de servicios, sino de la designación del turno de oficio y por ello, los titulares del derecho de crédito, son directamente el abogado y procurador de turno de oficio, los que están legitimados para reclamar sus honorarios de la parte contraria.

El art. 36 de la ley de justicia gratuita dice: Obtenido el pago por los profesionales designados de oficio conforme a las reglas contempladas en los apartados anteriores, estarán obligados a devolver las cantidades eventualmente percibidas con cargo a fondos públicos por su intervención en el proceso”. Por tanto, cuando el letrado y procurador son del turno de oficio, están legitimados para solicitar la tasación de costas en su nombre propio.

En este sentido puede verse la AP Asturias, sec. 4ª, A 12-1-2004, nº 4/2004, rec. 365/2003 ROJ: AAP O 14:2004, ECLI: ES:APO:2004:14A. “… en los casos de concesión del beneficio de asistencia jurídica gratuita el litigante no ostenta crédito alguno dimanante del supuesto abono de honorarios y derechos a los profesionales que lo hayan representado y defendido en el proceso, y que estos pueden, en cuanto titulares de los respectivos créditos y con arreglo a lo establecido en el artículo 242 número 3 de la Ley de Enjuiciamiento Civil EDL 2000/77463, solicitar la tasación de costas en nombre propio, como declaró esta Sala en su Auto de fecha 20 de febrero de 2002, cuyo criterio fue reiterado en otras resoluciones posteriores.-

 

CESIÓN DEL CRÉDITO DE LAS COSTAS PROCESALES por parte del cliente su letrado y procurador.

El TS ha matizado que, si bien las costas procesales son un crédito de la parte vencedora, frente a la parte vencida y no del abogado y procurador, nada impide que el cliente vencedor en costas, pueda pactar la cesión de su crédito a favor de su abogado y su procurador, para que sean estos, quienes lo reclamen directamente a la parte contraria.

La Sentencia del Tribunal Supremo Sala 1ª, S 14-2-2006, nº 96/2006, rec. 2397/1999 Pte: Roca Trías, Encarnación, dice:

“2º Ahora bien, siendo esto así, nada impide que las partes acreedora y deudora respectivamente de un crédito de costas, negocien o transijan, como ocurrió en este caso, sobre la persona que definitivamente deba recibir el pago de las cantidades que se hubieran generado en este concepto. Y ello es lo que hicieron las partes interesadas, en cuya virtud y de acuerdo con el pacto contenido en el contrato de transacción, “G., S.A.” designó a los profesionales que hubiesen intervenido en el pleito, entre ellos D. Carlos, como personas titulares del crédito por las mencionadas costas, lo que, evidentemente, no implicaba la extinción de la obligación de los honorarios, debidos por “G., S.A.”.

ACCEDER A FORMULARIO DE CESIÓN DE CRÉDITO.

 

Anuncios

Entrevista cliente – abogado: analiza la versión de tu cliente.

Posted on Actualizado enn

 

mentirosoLos abogados partimos de la base de que nuestro cliente nos cuenta siempre la verdad. La aceptamos aunque cueste de tragar más que un bocadillo de escombros. Hay refranes que proclaman la necesidad de ser veraz con el letrado: “al confesor y al letrado, no los tengas engañados”.

Lo peor que te puede suceder en esta profesión, es enterarte de la verdad del asunto, durante el juicio. Por eso, te invito a que hagamos juntos esta reflexión sobre la verdad del relato del cliente.

Desde el punto de vista del abogado: ¿Para qué sirve la entrevista con el cliente?

Una primera respuesta sería: para conocer la historia del asunto, analizarla jurídicamente y buscar la mejor solución.

Esto sería correcto siempre y cuando:

a) La versión del cliente incluyera absolutamente toda la información.

b) La narración de los hechos no sufriera alteración emocional o subjetiva, de forma que fuera suficiente por sí misma para concretar los hechos.

c) Si el problema no le afectara emocionalmente al cliente y

d) Si el problema no tuviera ninguna repercusión en el entorno del cliente.

Cambia el chip. Volvamos a la percepción de la empatía. Simulemos por un momento que somos los clientes de un abogado. persona con problemas 

-“…Tengo un problema que me inquieta. No me deja dormir…”

– “Lo comento veladamente en casa (No quiero preocuparlos… Tengo vergüenza de que se enteren… Si se entera mi mujer me mata…”)

– “Quedo con algún amiga o amigo, lo cuento… Me alivia escucharme contando mi problema”.

Por fin alguien del entorno me habla de ti: abogada o abogado, joven, experta o experto, con empuje… “seguro que te puede ayudar” (me dicen). Todo se reduce a un número de teléfono”.

El primer contacto puede que sea del amigo del cliente (Un sms, un Whatsapp con su móvil).: “te llamará mi amigo fulanito…”

 

LA PRIMERA IMPRESIÓN:

  • ¿…a que huele?
  • ¡Que destartalado todo!
  • Llega tarde…
  • ¡Que desorden!
  • ¡Que incómodo el sillón!
  • Un poco anticuado…
  • ¡Que oscuro…!
  • Tiene prisa…
  • ¡Que ojeras…!
  • Pues eso no es lo que pone  en internet…

No siempre la primera impresión es lo que cuenta, pero el cliente se forma una primera impresión con los sentidos, en los primeros segundos de la entrevista, por eso es mejor seguir un protocolo, teniendo en cuenta algunas de estas cuestiones básicas:

 

PROTOCOLO DE LA PRIMERA ENTREVISTA:

1º No hagas esperar al cliente: yo procuro que no esperen nunca, pero en la primera visita menos. El cliente entra directamente a mi despacho. Si por cualquier razón van a esperar, procura que sea el menor tiempo posible y sal tú a disculparte y decirles que les atiendes enseguida.

2º Los olores: A veces la costumbre nos impide percibir ciertos olores de nuestro despacho. Ten presente que en edificios antiguos y, a veces, también en los modernos, desagües y frituras se cuelan por las ventanas. Tener un ambientador discreto y fresco en la entrada puede ser una buena idea, pero huye de los perfumes intensos. 

 El saludo: Muéstrate cordial y profesional. Como norma general, saluda estrechando la mano.

Si el cliente va acompañado, cuando te presente al acompañante, te indicará la relación que tiene con él, (es mi pareja, mi hija, mi madre etc). También debes preguntar por la persona que te ha recomendado como abogado. Qué relación tiene con esta persona, puede ser un dato importante.

4º El orden: Si tienes que quitar un montón de expedientes de las sillas, para que se puedan sentar los clientes, necesitas leer el orden en el despacho del abogado. La peor imagen del abogado es el desorden.

5º El asiento

Pídele que tome asiento en la silla “confidente” y siéntate en tu lado de la mesa.

Si son más de dos personas puedes utilizar una mesa de juntas.

Recuerda que donde se sienten la primera vez, lo harán en las sucesivas. Por eso, procurar sentarte de forma que observes cómodamente al cliente.

 

LA NARRACIÓN DE LA HISTORIA POR EL CLIENTE.

 -Deja que hable el cliente, sin interrumpirle. Puedes empezar, como te he dicho, preguntando por la persona que te ha recomendado, cual es su relación etc., terminada esta introducción puedes decirle “¿y… en que le puedo ayudar?”

-Ponte en “modo observador” y ve tomando notas: Mentalmente observa la escena como si estuvieras subido a una escalera, observándolo todo desde lo alto. Esta técnica te permitirá mantenerte objetivo frente al relato y analizar, desde la distancia, el contenido de la historia y analizar como actúa tu cliente: si está nervioso, si mira de reojo al acompañante, si este le interrumpe. Ve tomando nota de los hechos y también de tu percepción de la escena: (nervios, desorientación, consulta al acompañante, etc.) estas notas son muy útiles para analizar después el asunto.

-Lectura de documentos: es preferible hacer una lectura rápida, de lo fundamental, salvo que creas preciso hacer una lectura más detenida, para dar una opinión en el momento. En la primera entrevista lo importante es escuchar al cliente. Los documentos tendrás tiempo de analizarlos después.

Ve recopilándolos para escanearlos o fotocopiarlos al final. Nunca interrumpas la reunión, para ir a fotocopiar o escanear documentos, hazlo al finalizar la entrevista.

Si necesitas otros documentos que no ha traído el cliente, ve anotándolos y al final, entrégale una lista de todos los documentos que debe traer en la siguiente reunión. Pon la fecha y quédate una copia. Evitarás que te digan  “Pues ese papel no me lo pidió…”

-Centra jurídicamente el problema y ordena cronológicamente los hechos: Cuando haya terminado el relato, hazle ver al cliente que hechos tienen relevancia jurídica y trata de hacer un guión cronológico, a modo de esquema, de los hechos. Esto te permitirá centrarte en lo fundamental y conectar con la confianza del cliente. Si la historia del asunto es muy compleja, pídele a tu cliente que te mande por mail un resumen cronológico o que lo traiga para la siguiente entrevista.

– Al finalizar toma los datos personales del cliente. Te preguntarás porqué no hacerlo al principio. Yo lo hacía al principio pero quedaba frío. El cliente se siente incómodo, interrogado, dando toda esa información a quién apenas conoce, (Buenas tardes: su fecha de nacimiento…”).  Se siente “fichado”. Sin embargo, tras escuchar el relato, el cliente se habrá sincerado contigo, conocerás nombres y datos que habrás anotado y te resultará más sencillo y cordial hacerlo después de haber escuchado al cliente.

Entre los datos esenciales que debes anotar, es MUY IMPORTANTE tomar buena nota de los datos de contacto, recuerda que si vas a emplear un teléfono móvil o un correo electrónico de otra persona, para contactar con tu cliente, (Su hija, su esposo etc.) necesitas tener firmada una autorización del titular y del cliente, para contactar con él, por ese medio.

 

LA VERDAD DEL RELATO:

Ya hemos visto que raramente, el cliente, miente de forma deliberada a su abogado, pero hay muchos factores que distorsionan la narración objetiva de los hechos.

Estas son algunas de las circunstancias que, a lo largo de los años y muchas horas de entrevista, me han enseñado que influyen en la versión del cliente, alterando la realidad de los hechos, hasta convertir la verdad en su versión.

La percepción subjetiva: la historia del cliente es la que él ha vivido y te cuenta. Puede que no sea del todo cierta, pero es su versión. Tu misión como abogado consistirá en poner en valor lo relevante y descubrir la verdad del adversario, para analizar, de forma objetiva, la verdad de lo sucedido. Por el relato y las emociones que lo envuelven, sabrás como le afecta a tu cliente, cada uno de los hechos que te cuenta. Puede que no sean relevantes jurídicamente, pero saber que hechos le afectan emocionalmente, puede ser una variable esencial para resolver la ecuación del asunto.

El olvido: El tiempo empolva los recuerdos. Cada vez que recordamos un hecho pasado, nuestra mente lo crea, no es una ficha escondida en un anaquel de la memoria.(1) Esto hace que la evolución de los acontecimientos y la situación del cliente, distorsionen su relato, adaptándola a las conveniencias, circunstancias y disculpas.

-El miedo: El miedo se esconde. Es una emoción cobarde. Se viste de rabia, de escusa o de mentira.

No suele el cliente, decir abiertamente que tiene miedo de su problema jurídico.

Debes saber que el miedo lo causa la incertidumbre. Es la emoción que se tiene cuando no se sabe que va a suceder y la mente supone que el resultado será malo, dañino o peligroso.

El miedo se desvanece con la certeza del resultado, igual que la oscuridad se desvanece cuando enciendes la luz. Concretar cuales serán las consecuencias, desde la prudencia, ayuda a serenar esta emoción.

Respecto del problema jurídico hay diferentes tipos de miedo que afecta a la versión del cliente.

a) El miedo al recuerdo. Contar como fue violada tu cliente, revivir un accidente en el que perdió la vida su hijo de corta edad, son algunas situaciones de ejemplo que generan lo que se conoce como el síndrome de estrés postraumático. Recordar lo sucedido, puede aterrorizar y hacer mucho daño, por eso te recomiendo que, en esos casos, trates primero de documentándote por otros medios y busques el apoyo profesional de Psiquiatras y psicólogos que estabilicen las emociones y den serenidad a los hechos. Hurgar innecesariamente en el recuerdo, puede ser una crueldad innecesaria y dañina. La dignidad de tu cliente merece el mayor de los respetos. Por eso en estas circunstancias, desde el silencio y la comprensión, deja que fluya poco a poco, lo que el cliente te quiera contar. Necesitarás tiempo y mucha paciencia.

b) El temor a las consecuencias de los propios actos, es una de las circunstancia que más distorsiona el relato. La búsqueda inconsciente de la justificación, hace que el cliente termine creyéndose una verdad diferente de la ocurrida. Debes contrastar la versión con otros datos, para hacerla más objetiva. En estos casos, hazle ver a tu cliente, la necesidad de conocer la verdad desnuda, para poder defenderle y que tú, como su letrado, ya pondrás en valor lo relevante.

c) La vergüenza por contar conductas socialmente reprobables, distorsionan la verdad de lo ocurrido. En estos casos debes hacer un ejercicio de empatía más intenso: romper el hielo que cubre la distancia que hay entre la verdad y la confianza del cliente. Ten presente, en estos casos, que la vergüenza puede causarla el acompañante de tu cliente, sobre todo si es alguien vinculado familiar o emocionalmente con él: su padre o madre, su pareja, su jefe etc. Si es así y lo detectas, hazle ver al acompañante la necesidad de estar a solas con tu cliente, agradécele el esfuerzo por acompañarle, para que no se sienta desairado y explícale que la entrevista con el abogado, requiere absoluta confidencialidad para que el cliente este relajado y tranquilo y ruégale que tenga la amabilidad de esperar en la sala de espera o que vaya a tomar un café.

La rabia: es la peor de las emociones, porque en si misma es destructiva. No busca la verdad, solo quiere hacer daño, vengarse, romper, castigar. Pasa por encima de lo cierto y no le importa, solo quiere escuchar como machacar y hacer daño al adversario. Es necesario enfriar las emociones de rabia y suele ser muy elocuente, (tras dejar que exprese tu cliente lo que haría, si pudiera, al adversario), hacerle ver que pensarían sus hijos o sus padres si lo vieran; hacerle ver las consecuencias tremendas que el despropósito de proceder con rabia, acarrea a las vidas de las gentes. Dile que hacer ejercicio, es el mejor desahogo para enfriar la mente.

Estas y otras emociones, se asoman en la primera entrevista.  Para que puedas detectarlas, te comento algunas conductas del cliente durante la entrevista que el tiempo me ha ido enseñando a interpretar  y poder  analizar mejor, la versión de su relato.

“No sé por donde empezar…”

Cuando el cliente comienza el relato de esta manera, puede suponer cierta confusión y aturdimiento, pero a veces es una señal que evidencia la apatía, provocada por una fuerte depresión. El cliente no quiere hablar de su problema o la tensión le bloquea.

Pídele que te cuente lo primero que le venga a la cabeza, lo que más le inquiete y le agobie en ese momento, luego ya vendrán los detalles.

Exposición confusa, atolondrada, adelante y atrás: Cuando el cliente esta muy nervioso, los hechos pierden su cronología (te contará como recientes cosas que sucedieron hace tiempo y viceversa). Este nerviosismo detecta un estado de ansiedad evidente. Peligro. Los recuerdos se alteran. Hay algo en ese momento que le quita la serenidad. Puede ser el acompañante. Tiene miedo a las consecuencias o al entorno. Hacer una relación cronológica de los hechos, con la ayuda de documentos, serenará el ánimo de tu cliente y te permitirá conocer la verdad de su relato.

El cliente se enrolla, contando muchas cosas que nada tiene que ver con el asunto. Hay personas que viven solas, mayores que nadie escucha, personas que cuando van al abogado aprovechan para hablar. Son personas. Personas a las que  sentirse escuchados, es un regalo que la vida no les da. Ten paciencia. Hay asuntos que solo quieren un poco de afecto en forma de escucha atenta. Pero ten presente que el rodeo innecesario, es en ocasiones, señala que el cliente se está excusando contigo, como si tuviera que justificar su conducta ante su letrado. O, peor, ante su acompañante. Aquí es donde asoma la vergüenza, la necesidad de justificar su comportamiento. Detectarlo es tu misión para poner en valor lo relevante y separar la paja del grano.

 El acompañante: cuando el cliente acude a tu despacho con un acompañante, puede ser por diversas razones: es la persona que te a referido como letrado (persona de contacto) y va a hacer las presentaciones y se ausenta. Puede ser un Confidente de tu cliente: “Manolo es mi amigo y lo sabe todo…” (En ocasiones “Manolo” también lo mangonea todo, quiere manejarlo todo y resultar imprescindible para tu cliente). Esas personas no deben estar presentes durante la entrevista. Pero el acompañante puede ser es un familiar o tener algún ascendiente sobre tu cliente. En ocasiones pueden ser un serio obstáculo para que el cliente se sincere abiertamente, sobre todo si tiene miedo o vergüenza a desvelar la verdad ante el acompañante.

El cliente consulta con la mirada al acompañante, le mira de reojo. Se enrojece.

La verdad se esconde. Comprueba si su rostro se enrojece al mirar al acompañante y comentar ciertos temas. Si es así, procura decirle al acompañante que espere fuera y continúa la entrevista solo con tu cliente.

El acompañante le interrumpe, enmendando y corrigiendo su versión. Esto me ha sucedido, sobre todo, cuando el acompañante está afectado por el problema y es, además, hijo o hija del cliente. A veces, pueden ser los hijos muy poco comprensivos con los errores de sus padres. Debes analizar, por separado, como le afecta el problema al entorno y en particular al acompañante. Puede que el acompañante, termine siendo también  “cliente”.

Todas estas reflexiones que comparto contigo me han llevado a comprender a las personas.

Confiar en tu cliente, no impide que analices su versión de los hechos.  Escuchar no solo es percibir lo que el otro dice. Escuchar es compartir lo que te cuenta para ayudarle a resolver lo que le inquieta a tu cliente. Aprender a analizar lo que la gente dice, requiere saber escuchar observando y componer la verdad a veces cuesta, porque las emociones del cliente enmascaran la verdad de su relato y el polvo de los años, enturbian sus recuerdos. Hacerle ver estas dos realidades a tu cliente y ponerte a buscar junto a él la verdad objetiva, es la esencia que ayuda a generar  la confianza. Así, juntos, lograreis la mejor estrategia de defensa.

(1) notas:

En este video del programa redes, de  E. Punset, explican  como se forman los recuerdos en la mente

Aquí encontrarás un interesante artículo sobre la distorsión de los recuerdos con el paso del tiempo y como los altera la situación del momento de recordarlos.

http://www.smithsonianmag.com/science-nature/how-our-brains-make-memories-14466850/?no-ist=&fb_locale=sv_se&page=6

 

¿Por qué el cliente busca un abogado?

Posted on Actualizado enn

dudas clientesTe has planteado alguna vez, ¿por qué el cliente busca a un abogado?

Y lo más importante: ¿porqué te eligió a ti?

A veces, las preguntas más elementales no nos las hacemos por obvias, pero la reflexión de sus respuestas, nos pueden ayudar crecer personal y profesionalmente.

Quiero que analicemos juntos la primera “E” del ejercicio de la profesión: Las Experiencias del cliente.

Cuando el cliente llega a tu despacho, trae un conjunto de experiencias que le han generado la percepción de necesitar asesoramiento legal.

Unas veces, esas experiencias se manifiestan claramente mediante una citación judicial o una demanda, pero otras veces, esa experiencia es más sutil: una discusión conyugal, una duda legal al comenzar un proyecto, un comentario del jefe sobre un ere…

Antes de decidirse a buscar un abogado, esa percepción, vive en la mente de tu futuro cliente, generando emociones y, según el tipo de emoción y su intensidad, el cliente actúa.

Digamos que las experiencias le producen incertidumbre (la duda de que le va a suceder) y, la incertidumbre provoca la emoción de miedo o ilusión, según prevea un desenlace malo o bueno.

¿Recuerdas la sensación que percibías en el colegio, cuando el profesor preguntaba en clase y no habías estudiado? Y… por el contrario ¿Recuerdas la emoción de la víspera de los Reyes Magos o de Papá Noel? En la primera sentías miedo, por la incertidumbre. En la segunda, también la incertidumbre, te producía ilusión, incluso no te dejaba dormir.

A estas percepciones las denomina el neurólogo A. Damasio  “marcadores somáticos“.

funciones-del-cerebroDice Damasio que: Los Marcadores somáticos son mecanismos inconscientes de “reducción de complejidad” destinados a facilitar la toma de decisiones, influenciados por toda la bioquímica del cuerpo (principalmente las hormonas, vinculadas a las emociones)”.

El cuerpo aprende de las diversas situaciones que experimenta a lo largo de la vida y le hace sentir rechazo, cuando siente miedo, o le provoca ilusión, cuando intuye un resultado feliz y lo hace segregando diversas sustancias (neurotransmisores) como la adrenalina, la serotonina etc. que producen estas emociones y condicionan la respuesta ante las cosas de la vida.

Educar estas emociones y saber controlarlas, es lo que Daniel Goleman, denominó inteligencia emocional: una asignatura, aun pendiente, en la educación escolar y familiar que, muchas veces, nos hace percibir erróneamente la vida y desboca nuestras emociones, provocando enfados y reacciones desordenadas que suelen pagar quien rodea al que las padece, en lugar de quien las provoca o merece.

El cliente del abogado siente que el problema jurídico le altera su estado emocional. Se instala en la mente en forma de preocupación constante. (Pre–ocupación es ocuparse previamente de las cosas).

En primer lugar el problema jurídico le ocupa el tiempo, tanto de su descanso, alterándole el sueño, como de su trabajo, impidiéndole concentrarse en su actividad profesional.

En segundo lugar, le altera su estado emocional: se pone de mal humor, responde de forma agresiva en el trabajo y en su casa. Está triste…

Podría pensarse que la reacción lógica ante el problema jurídico, es buscar rápidamente un abogado, pero mi experiencia me ha enseñado que esa decisión, tiene unos cuantos pasos previos.

Antes de seleccionar al abogado, el cliente trata de buscar solución a su problema por otros medios:

compartir dudas parejaCuenta su problema a las personas de su entorno. En función de la naturaleza del problema, comenta su preocupación con su pareja, con amigos del trabajo, de la peña ciclista, a las otras mamás de la guardería, pero, en especial, busca a personas que ya han pasado por una situación similar. Estos serán probablemente, los que te propongan a ti como abogado.

consultando dudas internetBusca en Internet: En función de la edad y del nivel cultural del cliente, también suele buscar la solución de su problema en Internet. Entra en Google (o en cualquier otro buscador) y escribe su problema y… ¡Alehoop! por arte de magia (y de las Cookies de su ordenador), el primer resultado que suele aparecer (y de forma destacada), es un despacho de abogados de su ciudad y que ha pagado a estos buscadores para salir el primero, cuando se buscan ciertas palabras, como por ejemplo divorcio. Y en segundo lugar, encuentra también, noticias, artículos sobre el tema etc… En resumen: muchísima información.

¿Porqué el cliente te elige a ti, como abogado?

A lo largo de los años, he aprendido que los criterios de selección del cliente suelen ser estos, aunque no necesariamente por este orden:

Que sea experto en su problema.

Que le dé confianza.

Que le parezca accesible: por precio y porque pueda contactar con él.

Que le parezca un profesional honesto.

El cliente, por lo general, elige antes al letrado recomendado por su amigo o familiar, que al despacho del anuncio que salió en primer lugar, al buscar su problema en Internet. Fundamentalmente porque le da más seguridad y confianza.

También suele elegir antes, al profesional que escribió aquel artículo sobre su problema en Internet, que al despacho del anuncio. Primero porque le dio información gratis. Segundo porque del contenido del artículo, puede valorar al autor como un experto conocedor  de su problema. Y tercero porque publicar en internet,  suele transmitir la percepción de prestigio.

De todo esto, podemos sacar algunas conclusiones:

1º Es más efectivo, compartir gratis tus conocimientos por Internet que pagar dinero en publicidad.

 La confianza de tu cliente, se basa en la honestidad de tu trabajo. Sé honesto contigo mismo y con tus limitaciones.

3º El presupuesto previo y el fraccionar los pagos, son claves en tu actividad profesional: Firma en cada asunto una hoja de encargo.

4º La agilidad de tu respuesta, a quien contacta contigo, es la clave para mostrarte cercano. Recuerda que un asunto de mucha cuantía, puede empezar con una llamada o con un simple mensaje en tu móvil, un Whatsapp  o un correo electrónico.

De ti depende.

HONORARIOS: COBRAR SEGURO DEL SEGURO.

Posted on Actualizado enn

 

 

Dicen que la crisis se acaba, pero a mi me sigue constando, cada vez más que mis clientes acepten mis presupuestos y sobre todo que después me los paguen.

?????????????????????????????????????Por eso procuro firmar una hoja de encargo, en la que detallo el presupuesto del asunto y concreto un fraccionamiento del pago.

Pero sin duda, hay una alternativa en muchísimos casos que los abogados ignoramos y que resulta muy eficaz para asegurar el cobro de nuestros honorarios. Me refiero al seguro de defensa que muchos clientes tienen incluido en su póliza de seguro de todo riesgo del hogar.

Realmente los primeros que ignoran su existencia suelen ser los propios clientes, pero te aseguro, valga la redundancia, que casi todos los clientes tiene este seguro, ya que la mayoría de los bancos lo exigen como condición a sus clientes para concederles el préstamo hipotecario de su vivienda. ¿Y quién no tiene hipoteca en España?

En la mayoría de estos seguros, se incluye el seguro de defensa jurídica, no solo por los juicios derivados de daños de la vivienda, sino que se amplía muy frecuentemente a otros aspectos para dar esa cobertura de “Todo riesgo del hogar”, como suelen ser:

  • El Asesoramiento de aspectos familiares como separaciones y divorcios, tutela, la patria potestad, (niño que atropella con su bicicleta una anciana, etc.)

▪    Reclamación y defensa por motivos laborales, despidos reclamaciones salariales etc.

▪    Reclamación y defensa en contratos de compra venta, pagas y señales, depósitos.

▪    Y muchos otros ámbitos derivados de una cobertura integral del riesgo en la unidad familiar.

Aquí quiero recordar lo que dice el art. 76, a) de la Ley 50/1980 de 8 Oct. (Ley del contrato de seguro) cuando define el seguro de defensa jurídica:

“Por el seguro de defensa jurídica, el asegurador se obliga, dentro de los límites establecidos en la Ley y en el contrato, a hacerse cargo de los gastos en que pueda incurrir el asegurado como consecuencia de su intervención en un procedimiento administrativo, judicial o arbitral, y a prestarle los servicios de asistencia jurídica judicial y extrajudicial derivados de la cobertura del seguro”.

Pero la clave está en el Art. 76, d) de esta ley que dice:

El asegurado tendrá derecho a elegir libremente el Procurador y Abogado que hayan de representarle y defenderle en cualquier clase de procedimiento.”

Indicando en el último párrafo de este artículo que “El Abogado y Procurador designados por el asegurado no estarán sujetos, en ningún caso, a las instrucciones del asegurador”.

Es frecuente que las pólizas de defensa tenga limitado un importe máximo de cobertura por siniestro que suele oscilar entre los 1.500 y los 3.000 €. Incluso en ocasiones puede limitarse el número máximo de siniestros por año. Pero en muchas ocasiones, esos importes son más que suficientes para cobrar tus honorarios y los del procurador, incluso sufragar el pago de las costas del contrario, si se pierde el asunto. Y sino da para tanto, cuanto menos es una aportación importante que alivia enormemente la carga económica del procedimiento judicial y de los riesgos que conlleva.

¿Qué hacer con todo esto?:

-Ring… Ring Despacho de abogados: ¿Dígame?

– Mire es que mi hijo ha mordido al perro de la vecina, la vecina ha denunciado a mi hijo. Se ha montado tal bronca en casa que mi mujer se quiere divorciar ¿me puede dar hora con Don abogado?

Por supuesto, el lunes a las cinco. Ah! Por cierto: ¿tienen seguro del hogar?

–      Si claro,

–      Pues traiga la póliza también. Además de la denuncia.

–      ¿A mi hijo lo llevo?

–      ¿Esta vacunado…?

–      ¿De qué?

–      Es igual… de momento no hace falta.

Como se declarar el siniestro.-

a)   carta del cliente a la compañía de seguros referenciando el número de la Póliza, y declarando los dos siniestros: Mordedura y divorcio.

  1. En la misma carta el cliente te designa como su letrado y también (de ser preciso) al procurador de conformidad con lo establecido en el Art. 76 d) de la Ley de Contrato de Seguro.

b)   Carta del abogado designado comunicando que acepta la designación e informa del inicio del proceso.

c)    Periódicamente debe informarse a la Cía. de Seguros, la situación procesal y la sentencia dictada. En todo caso.

d)   Terminado el pleito los profesionales que han intervenido, emiten sus facturas a la Cía. de Seguros, con referencia al número del siniestro que haya indicado la Cía. de seguros y en todo caso indicando el nombre del cliente tomar del Seguro.

Una ilusión: compartir la experiencia.

Una realidad: aprender de la crisis.

Un deseo: que la crisis termine pronto.

LA NUEVA JUSTICIA GRATUITA, AL BORDE DE LA LEGALIDAD CONSTITUCIONAL

Posted on Actualizado enn

Desempleado_10

1º) El nuevo sistema de remuneración al letrado en el proyecto de ley de Justicia gratuita.

Imagínate que en el servicio de urgencias de un hospital llega una ambulancia con un ciudadano de la CEE, a quien atienden por haber sufrido un accidente de circulación.

Tras estabilizarlo en los servicios de urgencias y realizar las primeras pruebas diagnósticas, se hace preciso prepararlo para una delicada posterior intervención quirúrgica que se realiza a los varios días del accidente.

Imagínate que este ciudadano carece de seguridad social, y de seguro sanitario.

Imagínate que al médico, anestesista y demás personal que le atendieron, le descuentan de sus nominas, el coste de los servicios prestados a este ciudadano. Y la Seguridad social les dice a estos profesionales que si quieren cobrar estos servicios que le reclamen al ciudadano de la CEE. Y les advierte además que si este ciudadano es insolvente, solo les pagarán los servicios prestados los cinco primero días.

Salvando las distancias, y considerando que a los abogados y procuradores del turno, no les pagan nomina, sino solo parte de los servicios que prestan, este sería el nuevo criterio de remuneración que pretende el gobierno implantar en el proyecto proyecto de ley de la justicia gratuita.

Pero además hay algunas incongruencias que rayan la legalidad constitucional.

2º.- El limite del imprem es inferior al salario mínimo interprofesional.

Si en España nadie puede trabajar legalmente, cobrando por debajo del salario mínimo, no se puede hacer depender un derecho fundamenta, como la tutela judicial efectiva, en función de un límite que sea inferior al salario mínimo interprofesional.

a)   El trabajo digno y con remuneración suficiente es una configuración del derecho al trabajo del art 35 de la CE

Establece el art. 35 de la CE:

1. Todos los españoles tienen el deber de trabajar y el derecho al trabajo, a la libre elección de profesión u oficio, a la promoción a través del trabajo y a una remuneración suficiente para satisfacer sus necesidades y las de su familia, sin que en ningún caso pueda hacerse discriminación por razón de sexo.

b) Por su parte en el art. 26. 2 del ET se impone el límite mínimo de remuneración laboral en España diciendo :

En ningún caso, incluidas las relaciones laborales de carácter especial a que se refiere el artículo 2 de esta Ley, el salario en especie podrá superar el 30 por 100 de las percepciones salariales del trabajador, ni dar lugar a la minoración de la cuantía íntegra en dinero del salario mínimo interprofesional.

Conclusión: Si el SMI es un limite mínimo de remuneración legal del trabajo, el limite económico de los ingresos para tener derecho a la justicia gratuita, nunca debe ser inferior a este importe. A no ser que se considere que lo normal en España es tener un “minijob”, o un trabajo temporal a media jornada. Pero con ese planteamiento, España nunca saldrá de la crisis.

3º la obligación de mantener y costear el derecho a la justicia gratuita, es una consecuencia del Estado de Derecho y una obligación del Estado.

El Estado no puede imponer esta obligación económica a los profesionales del turno de oficio.

Las obligaciones económicas de los servicios públicos no pueden recaer en los profesionales que lo prestan. Es una obligación del Estado y por tanto no puede hacerse recaer esta obligación a los profesionales que lo prestan.

Convertir al abogado y procurador del turno, en cobradores de sus propios servicios, compromete gravemente la deontología profesional. Quebrando la confianza del cliente en su letrado, que se convierte en su acreedor principal, con posible información privilegiada.

4º El proyecto solo valora los ingresos del justiciable, no los gastos del proceso.

Según Doctrina del TC, en desarrollo del art. 119 de la CE y la doctrina establecida por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, a la luz de lo dispuesto en el artículo 6, párrafo 3º del Convenio Europeo de Derechos Humanos (SSTEDH de 28 de octubre de 1999, asunto Maxwell)

“El estado queda obligado a sufragar los gastos procesales a quienes, de exigirse ese pago, se verían en la alternativa de dejar de litigar o poner en peligro el nivel mínimo de subsistencia personal o familiar.”

Por ello los límites económicos para reconocer este derecho son dos:

a)        los gastos del procesos.

b)        Los ingresos del ciudadano.

El proyecto de Ley, para conceder este beneficio, tiene en consideración únicamente los ingresos económicos del solicitante, NO VALORA LOS COSTES DEL PROCESO.

Quienes superen escasamente esos limites, pueden igualmente verse privados del derecho a la justicia, en todos aquellos casos en los que sus costes del proceso puedan hacer peligrar el nivel mínimo de subsistencia familiar:

  1. Por ejemplo iniciar un procedimiento declarativo contra el banco titular de su hipoteca, para suprimir unas cláusulas abusivas.
  2. Iniciar una demanda de preferentes.

Cualquier procedimiento de elevada cuantía, puede perderse con costas y puede determinar la ruina económica de una familia por tener que pagar las costas propias y las del contrario, así como la imposibilidad de hacer frente al pago de las tasas judiciales para instar la apelación o iniciar el proceso.

CONCLUSION FINAL:

El haber convertido la justicia en una fuente de ingresos públicos, a través de las tasas judiciales y los depósitos para recurrir, ha determinado un cambio radical en el planteamiento de los derechos fundamentales: la justicia deja de ser uno de los poderes del Estado, para convertirse en un servicio para ricos. La Justicia será solo para el que pueda pagarla. A los pobres… que los atiendan los abogados de oficio.

EL PROYECTO DE LEY DE JUSTICIA GRATUITA: OTRA MENTIRA DEL GOBIERNO.

Posted on Actualizado enn

Salario Mínimo El proyecto de ley de la nueva Justicia Gratuita, presume de aumentar los niveles de renta para conceder este Derecho Fundamental a los ciudadanos. Lo cuál es falso. Hasta el mes de febrero del año pasado, quien tenía unos ingresos inferiores a 1.290,60 € al mes, tenía derecho al Beneficio de Justicia Gratuita, (no pagaba tasas, tenía abogado y procurador de oficio etc.) Desde el 22 de febrero de 2013, el Gobierno lo rebajó a 1.065,02 €/mes. De forma que para obtener este mismo derecho fundamental, hay que ser un 12,12 % más pobre en España. Otro recorte encubierto del Gobierno para recaudar más con las tasas, vulnerando la esencia del Estado de Derecho, al rebajar en más de un 12% el derecho a la justicia. Pero si esto esta mal, presumir de lo contrario, es simplemente MENTIR. Veamos, el año pasado se modificó la ley de Justicia Gratuita mediante RDL 3/2013 de 22 Feb. (modificación del régimen de las tasas en el ámbito de la Administración de Justicia y del sistema de asistencia jurídica gratuita). Para adaptarla a la nueva ley de Tasas. En esta reforma se cambió el rasero que medía quien era Judicialmente “pobre”, para concederle este beneficio de la justicia gratuita, sustituyendo el Salario Mínimo Interprofesional (SMI), por un nuevo invento del Gobierno denominado “indicador público de renta de efectos múltiples, (IPREM), que es un 12,12% menor que el SIM. En la exposición de motivos de aquel Real Decreto se decía: De forma paralela se sustituye la referencia al salario mínimo interprofesional por la del indicador público de renta de efectos múltiples (IPREM) a fin de mejorar las cuantías determinantes del umbral por debajo del cual se reconoce el derecho”. Una simple comparación de ambos valores demuestran que esta afirmación es falsa: Iprem 2014 (http://www.iprem.com.es/2014.html) Salario Mínimo Interprofesional 2014. https://www.boe.es/diario_boe/txt.php?id=BOE-A-2013-13764 Fuente oficial: Boletín Oficial del Estado – Ley 22/2013 de Presupuestos Generales del Estado para el año 2014.

SMI diario 2014:           IPREM diario 2014:                       

 21,51 euros/día                 17,75 Euros/día

SMI mensual 2014:       IPREM mensual 2014:

645,30 euros/día              532,51 euros/mes

SMI 12 pagas 2014:     IPREM anual 2014 12 pagas

 7.743,60 euros/año      6.390,13 euros/año                      

SMI (2014) 14 pagas:   IPREM anual (2014) 14 pagas: 

9.034,20 euros/año        7.455,14 euros/año

El Iprem es inferior al salario mínimo interprofesional en un 12,12% con el Iprem.  Una vez el gobierno rebajó más de un 12% este derecho, la afirmación que se hace en la exposición de motivos del proyecto de la nueva ley de Justicia Gratuita, sigue siendo igualmente falsa: . “Consecuentemente, la sustitución en distintos artículos de la referencia al salario mínimo interprofesional por la del indicador público de renta de efectos múltiples (IPREM) se ha realizado mejorando las cuantías determinantes del umbral por debajo del cuál se reconoce el derecho. Simplemente FALSO. Hay que tener en cuenta que, aunque el Proyecto de Ley contempla diversos modelos de unidad familiar, para valorar si uno de sus miembros tiene derecho o no, al Beneficio de Justicia Gratuita, se computan los ingresos de todos los miembros de la unidad familiar: computados anualmente por todos los conceptos y por unidad familiar” (art. 3.1 del Proyecto de Ley). A esta realidad hay que añadir que la inflación en España cerró en 2013 con una tasa interanual del 0,3%. Por todo ello es falso que se hayan mejorado las cuantías por debajo de las cuales se reconoce este derecho, SE HA RECORTADO Y MUCHO. Mintiendo, Señor Ruiz-Gallardón, no se resuelve la crisis. Engañando a los Españoles, tampoco. Pero si además se vulneran las bases del Estado de derecho, nos alejamos de Europa y nos acercamos al tercer mundo.