HONORARIOS

¡Sentencia perdida! No pierdas el juicio.

Posted on Actualizado enn

LA GESTIÓN DE LA CONTRARIEDAD:  

2012060475Porno quema hombres estresado_IntHoy quiero hablarte del dolor, del sufrimiento que se siente cuando pierdes un pleito. Compartir el sufrimiento alivia. Aprender a evitarlo… es mi reto.

Déjame que comparta contigo mis emociones. Tal vez pueda aliviarte a ti también, entender esa parte oscura de nuestro trabajo, esas emociones de las que nadie quiere hablar públicamente, por cuanto supone admitir el fracaso.

Distinción entre el error y el fracaso

Lo primero que quisiera es distinguir entre el error y el fracaso:

El error surge de la reflexión humilde de la conciencia, tras un análisis sereno de tus actos. Cuando comparas tu proceder, con otro que terminas reconociendo más ajustado y correcto. En ese punto en el que admites que estabas equivocado, surge el aprendizaje más perfecto, el que ya no se olvida. Se crea así, la lección que forma parte de la vida: tu experiencia. Si…, eso que te pedían cuando empezabas a trabajar y no tenías y protestabas airado: “¡si nadie me contrata…, nunca conseguiré esa experiencia!” Pues eso, precisamente eso, es lo que surge del error: la experiencia.

Cuando aceptas el error sin juzgarte, sin reproches, te das cuentas de que estás en un escalón más alto de tu vida, te das cuenta de que ahora sabes lo que antes no sabías, para no olvidarlo jamás. El error es el camino de los que se atreven a probar lo nuevo y diferente. El error requiere audacia. El error enseña al que practica. El error es esencial para el éxito en la vida. Pero niégate a aceptar que tu error sea un fracaso.

El fracaso es la percepción social del error. Es el estribo en el que se apoyan los hipócritas (que nunca reconocerán haberse equivocado), para pisar tu cabeza y trepar por encima de ti, apartándote a un lado del camino.

El error te hará crecer, forma parte del éxito. El fracaso humilla y reprende. No enseña, solo riñe y desprecia.

Recuerda que en una carrera no es más fuerte el que llega primero. Ese, solo es el más rápido.

El más fuerte es el que cae y se levanta y si vuelve a caer, se levanta de nuevo y aun que la carrera haya terminado, llega a la meta.

Gestionar el error, tiene sus fases y reglas, sobre todo cuando tu ego lo interpreta como un fracaso.

Una sentencia perdida no tiene por qué ser un error y mucho menos un fracaso en tu vida. Pero cuando así lo interpretas, tiene las mismas fases que todos los eventos negativos en tu vida: negación, rabia, valoración, preocupación-depresión, aceptación-solución y olvido.

Vamos a ver como reacciona tu mente cuando se pierde un pleito y tú lo asume como propio.

Negación: El primer latigazo emocional:

Abres el correo y ves el mail de la procuradora en la bandeja de entrada, anunciando la noticia en el asunto: Sentencia… desestima con costas.

Notas en ese momento la descarga emocional: una mezcla de angustia, pinchazo en las extremidades, y mareo. Tu amígdala (la parte del cerebro que gestiona las emociones) acaba de encargarte un “chute” de adrenalina que te va a durar varios días.

Abres el mensaje y el documento adjunto. Bajas directo hasta el fallo… debo desestimar… con costas-

¡No es posible! Gritas.

Después tratas de leer desde el principio la sentencia, pero te cuesta: antecedentes…vas a los fundamentos y vuelven a contarte lo que ponía la demanda, la contestación, que si el recibimiento a prueba, ¡ARGUMENTOS! Gritan a voces tus neuronas irritadas. Generalidades de la acción que se ejercita, corta-pega de sentencias trasnochadas, al uso, hasta que llegas al párrafo: “aplicando la doctrina anterior al presente caso… no puede admitirse la demanda por no concurrir los citados requisitos doctrinales ya citados, por lo que procede desestimar la demanda, con imposición de las costas a la parte actora”.

Si en ese momento te hicieras un “selfie”, sabrías lo que es poner cara de gilipollas.

Tras la incredulidad inicial, comienza la rabia, las ganas de romper, de gritar. La adrenalina comienza a destruir tu serenidad. Sin darte cuenta los latidos de tu corazón se han disparado.

Es el momento de beber un buen vaso de leche e irte a correr o a hacer ejercicio, necesitas quemar toda esa adrenalina que te está haciendo daño.

No toleres que tu trabajo afecte a tu salud o a tu familia y a los que te rodean. Pon remedio.

La valoración: tras esa etapa inicial de angustia, de rechazo y rabia, comienza un proceso de análisis. Igual que la luz elimina la oscuridad, la certeza va eliminando el miedo.

Los pasos siguientes te ayudaran a ver el tema con más calma:

Antes de volver a leer la sentencia, lee tu escrito de demanda o contestación. Repasa tus notas y tus alegaciones del juicio.

Después vuelve a leer la sentencia y analiza sus fallos:

Errores de corta y pega y erratas mecanográficas.

Falta de motivación,

incongruencia con lo pedido o alegado.

Comienza a valorar si procede y si cabe recurrir.

-Pide aclaración de sentencia, si hay errores materiales, por insignificantes que sean. La aclaración de sentencia te dará algo muy preciado en esos momentos: TIEMPO. Tiempo para analizar despacio, tiempo para serenarte tú y comentar, con tranquilidad, la sentencia con tu cliente. Recuerda el art. 264 de la LOPJ: 9. “Los plazos para los recursos que procedan contra la resolución de que se trate se interrumpirán desde que se solicite su aclaración, rectificación, subsanación o complemento y, en todo caso, comenzarán a computarse desde el día siguiente a la notificación del auto o decreto que reconociera o negase la omisión del pronunciamiento y acordase o denegara remediarla”.

Ahora bien, piensa también que, en ocasiones, puedes estar impidiéndote, con tu aclaración, un motivo de recurso contra la sentencia, al permitir al juez subsanar, por esta vía, defectos de la sentencia que te permitirían impugnarla en apelación. Por ejemplo: en los asuntos penales, las costas de la acusación particular, se deben incluir en el fallo y, para no hacerlo, la sentencia debe justificarlo razonadamente. Ahora bien, si se limita a no imponerlas sin motivación y por vía de aclaración de sentencia, pides al juez que motive lo que debió razonar en la sentencia y lo hace, luego ya no podrás recurrir la sentencia por este motivo.

Analiza si procede recurrir al sentencia:

Su congruencia con lo pedido por las partes.

Si resuelve todas las cuestiones procesales planteadas.

Si hace una valoración completa y lógica de las pruebas.

Si omite valorar alguna prueba fundamental.

Si los hechos que se declaran probados se sustentan en pruebas practicadas de forma legitima y si puedes modificarlos.

Si aplica de forma correcta la doctrina y jurisprudencia  aplicable al caso.

Y sobre todo, analiza si se han vulnerado derechos fundamentales: si se te ha causado indefensión, si se ha vulnerado algún el derecho de defensa. Etc.

Valora los costes del recurso: tus honorarios y los del procurador, si procede y también, los de la parte contraria, por si se pierde de nuevo el recurso con costas.

La preocupación depresión: analizar la sentencia, te dará serenidad. Es posible que durante los días siguientes estés deprimido.

Evita entrar en ese bucle de pensamientos negativos. Tu cerebro ha interpretado ese hecho juzgándolo como algo terrible, ha disparado la secreción de hormonas que provocaran un estado emocional alterado. Ser consciente de ello te puede ayudar a superarlo. Ese ruido mental no eres tú, es consecuencia de la descarga emocional de tu cerebro, es lo que yo llamo el encendido de la emisora “radio onda preocupaciones: la emisora cerebral… que te llena de ansiedad y … te toca los cojones”

Apagar esa emisora, puedes lograrlo de varios modos. El primero es ocupar tu mente en cosas positivas y de entrega a los demás. Deja de lamerte las heridas y de quejarte que hay mucha gente peor que tú.

Durante los días siguientes, además de hacer más ejercicio, centra tu atención en ayudar a los demás, si eres voluntario de alguna organización, entrégate a tope esos días. Si no lo eres, es el momento de apuntarte. Ocupar tu mente y tu tiempo en ayudar a otros, evitará que tu cerebro se recree en hacerte daño, por algo que no vale la pena.

También es el momento de abrir la cajita de las ilusiones: Esos proyectos que tienes siempre aparcados y para los que nunca tienes tiempo. Me refiero a esas ideas que, con solo pensar en ellas te llenan de alegría: Programar ese viaje, organizar una fiesta con las amigas o amigos del cole, crear una empresa de servicios jurídicos on line… Necesitas sustituir los pensamientos de pre-ocupación, (ocuparte previamente de las cosas, solo causa dolor de cabeza y mal humor) y sustituirlos por ideas que te llenen de ilusión y de alegría.

Evita el agobio y los colapsos en tu agenda. Si a consecuencia de este suceso, centras toda tu atención y tu actividad profesional a resolverlo, dejando de lado todo lo demás, estarás generando obsesión y bloquearás tu trabajo y tu vida. Para evitarlo te propongo que enumeres y fracciones las tareas que debes realizar, para programarlas a lo largo de los días siguientes.

Por ejemplo: desde que abriste por primera vez la sentencia, hasta que presentes el recurso de apelación, vas a realizar, probablemente, todas o algunas de estas cosas:

Mandar la sentencia al cliente, quedar con él.

Valorar los costes del recurso.

Leer demanda y contestación de la demanda. (querella y escritos de acusación y defensa)

Repasar las pruebas practicadas, visionar grabaciones de los juicios

-Buscar jurisprudencia de cuestiones procesales y del fondo del asunto.

-Planificar los motivos del recurso.

-Comentar ideas con otro compañero.

Redactar el recurso.

-Repasar la redacción.

-Presentar el recurso.

Estas tareas las puedes planificar cada día e ir haciéndolas poco a poco, a lo largo del plazo, compaginándolas con el resto de tareas de tu agenda. De esta forma, tu trabajo y tu cabeza, se relajan, cuando saben que el problema está planificado y evitas de este modo que un recurso se convierta en una obsesión en tu vida y en un tapón en tu trabajo. Si pasas veinte días sin hacer otra cosa, cuando termines, tendrás montañas de tareas pendientes y tu vida será un agobio.

El olvido

Poco a poco este suceso ira pasando a segundo plano, hasta llegar al olvido. Es, en ese punto, donde se valora mejor, lo torpe que fuiste por sofocarte de esa manera, por un problema de tu trabajo. Ahí debes valorar el aprendizaje y forjar tu experiencia, para que, cuando te pase de nuevo, recuerdes que los tuyos, nunca deben sufrir por tu trabajo.

COMUNICACIÓN A TU CLIENTE:

Imagina que estas en casa cocinando y te cortas. Como la herida no para de sangrar, decides ir al hospital para que te la vean. ¿Qué sentirías tú si, cuando llegas al hospital, las enfermeras empezaran a gritar al ver tu herida y los médicos se llevaran las manos a la cabeza?

Esta escena surrealista puedes protagonizarla tú, si das la noticia a tu cliente, con el animo alterado. 

Si recibiste la noticia un viernes, evita amargar el fin de semana a tu cliente. Es su tiempo de descanso. Los plazos no comenzaran hasta el próximo lunes. Si lo comunicas el mismo viernes, tu cliente tiene todo el fin de semana para preocuparse inútilmente. Es preferible esperar al lunes. Pero el lunes por la mañana, localízalo sin falta y queda con él.

Cuando llames por teléfono a tu cliente, muéstrate tranquilo. Dile que has recibido la sentencia y que no es favorable. Si has solicitado aclaración de sentencia y los plazos no corren, díselo también cuando le llames, para que vea que ya has actuado, la diligencia, en ese momento, trasmite rigor y profesionalidad.

Lo importante en la primera comunicación no son los detalles, sino la noticia. Queda con él personalmente y mándale la sentencia por mail para que la lea.

Cuando quedes con él, procura tener analizada la sentencia y las consecuencias económicas y personales para tu cliente, así como las posibles opciones y recursos. Procura transmitir serenidad, para lo cual, tú debes estar tú tranquilo.

Debes saber que de todos los trabajos que realizamos los abogados, este es, con diferencia, el más complicado de todos. Requiere presencia de ánimo. Si el cliente te ve sofocado, se sofocará él también.

No le culpes del resultado negativo, si no quieres que él haga lo mismo contigo.

Cuando quedes con el cliente personalmente ten preparadas las diferentes opciones, desde los recursos, hasta los pasos de la ejecución de la sentencia y la ejecución provisional, analiza la posibilidad de hablar con él letrado contrario, para plantearle un fraccionamiento de pagos, ten calculadas las costas etc.

Recuerda que no es momento adecuado para hablar de tus honorarios. Si lo haces será como echar gasolina a una hoguera.

Tu cliente se sentirá contrariado, confundido y furioso. Necesita soluciones, no reproches. Tu actitud debe ser serena. Compartir en la distancia su preocupación, no es mostrar indiferencia. Tu profesionalidad exige, en este momento, la objetividad de tu independencia. Pero no te impide que muestres tu empatía, que comprendas como se siente y se lo digas.

Ayúdale a superar ese mal trago. Le puedes dar los mismos consejos que te he dado. El ejercicio, la ayuda a los demás y los nuevos proyectos que le ilusionen, son ideas que le harán ver a tu cliente que te interesas por él, ademas de por su asunto.

LO QUE DEBES APRENDER DE ESTA EXPERIENCIA:

. La cuantía del pleito. Ahora aprenderás a ser cauto, a la hora de fijar la cuantía del pleito. Si pones cuantías elevadas, las costas serán también elevadas. Tenlo presente la próxima vez. Impugnar sin razón la minuta del contrario no resuelve el problema, lo agrava.

2º La importancia de la hoja de encargo y el fraccionamiento del pago.

Si no hiciste hoja de encargo ni presupuesto. Si no has cobrado nada a tu cliente por este pleito, si pactaste tus honorarios solo a resultado (cuota Litis), seguramente te sentirás más agobiado en este momento. Si por el contrario hiciste tu presupuesto y le has ido cobrando poco a poco el importe pactado, lo más probable es que al notificarte la sentencia hayas cobrado ya tus honorarios. Esto, aun que pueda parecer un tema sin importancia, genera mucha tranquilidad a tu estado de ánimo. La percepción del problema, (perder el pleito), se agrava a nivel inconsciente, cuando no has cobrado tu trabajo

Eliminar en ese momento de tensión con tu cliente, el cobro de tus honorarios, te permitirá una relación más relajada y fluida. Serás más objetivo, podrás valorar mejor las opciones del recurso, sin que tu cerebro te empuje por razones espurias de índole económico, podrás decirle a tu cliente con mayor serenidad, si vale la pena recurrir. 

3º.- la experiencia del proceso. Antes de archivar el asunto, dale un último vistazo al expediente. Valora el trabajo que has hecho y anota lo que este asunto te ha enseñado. Con los años, tendrás una hermosa colección de aprendizajes. No lo olvides, los errores de tu vida, son la base de tu experiencia y de tus éxitos. No los desprecies. Cuando pasan los años te harán grande.

4º.- Prudencia en el consejo. Nunca garantices el resultado de un pleito. Los pleitos más ganados se pierden y los más perdidos se ganan. Recuerda que, para ganar un pleito hacen falta tres cosas: tener la razón, saberla demostrar y que te la quieran dar y por desgracia, de las tres, la única que cuenta… es la última. Alentar al cliente a que pleitee, se puede convertir  en algo terrible. Recuerda esto antes de empezar de nuevo.

.- Busca el lado positivo. Ten la certeza de que lo tiene, búscalo. Házselo ver a tu cliente, cambia tu perspectiva. Ahora es cuando debes ser más creativo. Como mínimo hay un aprendizaje, una experiencia tuya y de tu cliente. De los grandes errores han surgido los más importantes hallazgos. Tu trabajo no es ganar pleitos sino la defensa de los intereses de tu cliente y ten por seguro que eso lo has hecho.

Recuerda que cuando el abogado pierde el juicio, no puede volverse loco.

La emoción negativa, acabará en el olvido y el aprendizaje obtenido se transformará en tu experiencia que es tu mejor currículo.

La actitud ante el problema es esencial para resolverlo. El abogado se dedica profesionalmente a ello. Si conviertes tu trabajo en una fuente de amargura, tu vida será un continuo sufrimiento. Ser positivo, es ver siempre el lado interesante de las cosas, que no tienen por que ser malos o negativos. Convierte tu trabajo en un modo de aprender, de ayudar a los demás con sus problemas y disfruta. Que no te duela reconocerlo: si, he perdido muchos pleitos.

Anuncios

LAS COSTAS PROCESALES Y EL ENRIQUECIMIENTO INJUSTO

Posted on Actualizado enn

costas-procesales-1Voy a tratar de responder algunas cuestiones confusas, sobre las costas procesales y a darte  mi opinión, sobre una realidad polémica que se produce cuando los bancos y grandes empresas, pretenden cobrar del contrario, condenado en costas, más importe de lo que ellos han pagado o van a pagar a sus profesionales.

La primera de estas cuestiones confusas es la siguiente:

¿El cliente, tiene que  pagar primero las costas procesales, para poderlas reclamar después al contrario?

El art. 242, 2º de la LEC,  establece:

  1. “La parte que pida la tasación de costas presentará con la solicitud los justificantes de haber satisfecho las cantidades cuyo reembolso reclame”.

Este párrafo originó, inicialmente, mucha jurisprudencia contradictoria sobre esta cuestión.

Ya comenté en el anterior artículo sobre las costas procesales que su naturaleza jurídica, es un derecho de resarcimiento de la parte, por los gastos ocasionados por el proceso. El diccionario de la RAE define resarcir como:  “Indemnizar, reparar, compensar un daño, perjuicio o agravio”, conceptos que, como ves, son diferentes del simple derecho de repetición o recobro.

En un accidente de tráfico, por ejemplo, se indemnizan los daños y perjuicios que surgen como consecuencia del accidente, tanto por las lesiones y secuelas,   como aquellos otros gastos que ha tenido que pagar la víctima durante el proceso de curación, como taxis o ambulancias para acudir a rehabilitación etc., y cuyo reembolso se reclama. Es decir, se indemnizan los daños y perjuicios que surgen como consecuencia del hecho causante, con independencia de que se hayan pagado, o no, previamente por el perjudicado, pero aquellos que se han pagado previamente y se reclama su reembolso, deben ser justificados.

Este es el sentido con el que, finalmente, ha interpretado la doctrina mayoritaria este párrafo del nº 2 del art. 242 LEC, al considerar que se refiere a aquellos gastos que se han tenido que pagar durante el pleito, como por ejemplo: depósitos, tasas judiciales, indemnizaciones de testigos, anotaciones de embargos, registros, impuestos, etc., pagos que realiza la parte, (normalmente a través de su procurador), durante el proceso, pero que no constan siempre, en las actuaciones judiciales, razón por la cual, se exige la acreditación del mismo.

Sin embargo, los honorarios del letrado, procurador, peritos y otros profesionales que hayan intervenido por cuenta del vencedor del pleito (y que pueden, o no, haberse pagado previamente por su cliente), no requieren acreditar su previo pago, pues su intervención consta acreditada en las actuaciones y no hay ningún inconveniente en que estos profesionales, esperen a que el pleito finalice, para cobrar sus honorarios de la parte contraria, si finalmente se gana con costas.

La A.P.Jaen en su AP Jaén, sec. 3ª, S 1-9-2004, nº 187/2004, rec. 187/2004 Pte: Molina Romero, Lourdes, matiza: “la alusión del art. 242.2 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, ha de entenderse referida a los gastos anticipados por la intervención de peritos, indemnización a testigos, inscripciones en registros públicos, etc., pero no cuando se trata de gastos correspondientes a minutas de profesionales que han representado y defendido a la parte que aun no se han realizado, pero que necesariamente han de hacerse, y respecto de las cuales nada impide que puedan ser incluidas en la tasación de costas sin necesidad de previa factura, pues el devengo de las mismas queda acreditado por la intervención de estos profesionales documentada en autos. Téngase en cuenta que este criterio se infiere de la interpretación sistemática en relación con el apartado 3º del art. 242 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, que permite a los abogados, procuradores, peritos y demás personas que han intervenido en el juicio, y sean titulares de algún crédito, que puedan dirigirse, no a la parte procesal por cuya cuenta hayan actuado para reclamarle el pago, sino directamente a la secretaría del Tribunal presentado minuta detallada de sus derechos y honorarios.

Constituye una doctrina consolidada por el T.S. en SS. de 31 de marzo de 2003, 10 de febrero de 2003 y 14 de octubre de 2002 la que considera que lo que se concede a la parte ganadora es un crédito frente a los obligados al pago de las costas procesales, y no un derecho de repetición o de reembolso de lo abonado por los acreedores a los abogados que los defienden y a los procuradores que los representan…”

Otra cuestión confusa se produce ante la sustitución profesional

Cuando, en una actuación judicial, un letrado o procurador, es sustituido por otro compañero de profesión,  ¿Quién reclama los honorarios?

Ya hemos visto que, una de las razones por las que no es preciso acreditar el previo pago de los honorarios del abogado y procurador, es por el hecho de estar acreditada su intervención profesional en las actuaciones.

También hemos visto que las costas procesales las paga la parte contraria para compensar los  gastos ocasionados por el proceso judicial. Por tanto al condenado al pago, lo único que le debe importar es que la cantidad que se le reclame, se ajuste a los baremos o aranceles que regulan esa actuación profesional, sin que le afecte qué abogado la realizó. Primero por cuanto esa sustitución, no debe suponer un incremento de las costas que debe pagar y segundo porque, esa actuación procesal, en la que se ha producido la sustitución, se ha realizado y consta acreditada en las actuaciones, por ello, siempre que se le cobre lo que marquen la tarifas profesionales o los aranceles, al condenado a pagar las costas, no le afecta quién fue el letrado que intervino.

En este sentido puede citarse las sentencias:

Tribunal Supremo Sala 3ª, sec. 3ª, S 8-7-2002, rec. 473/1996,  Pte: González González, Oscar. Tribunal Supremo Sala 3ª, sec. 3ª, S 14-12-2001, rec. 2989/1996, Pte: Menéndez Pérez, Segundo.

“Cabe añadir que esta Sala, en jurisprudencia más reciente y reiterada -sentencias de fechas 14 de diciembre de 2001 EDJ 2001/52142, y 23 y 30 de abril de 2002 EDJ 2002/10627, entre otras-, ha afirmado que:”la sustitución de la dirección letrada, desenvuelve sus efectos, en principio, en la relación contractual existente entre la parte y quién o quiénes le prestan sus servicios profesionales; pero no hace indebida para el deudor una partida incluida legalmente en las costas a cuyo pago ha sido condenado.

Más específicamente el Tribunal Supremo Sala 1ª, S 5-11-1996, nº 939/1996, rec. 3005/1991 Pte: Burgos y Pérez de Andrade, Gumersindo afirma claramente que:

“La jurisprudencia de esta Sala es pacífica al afirmar, que cuando un profesional actúa en auxilio o sustitución del compañero que ha llevado la dirección del proceso, no es indebida la minutación del acto sustituido, puesto que el tramite se ha realizado, y la actuación del sustituto ha estado revestida de todos los requisitos legales.

La parte condenada en costas no sufre ningún perjuicio, ya que no se efectúa una doble minutación, y sí por el contrario saldría beneficiada, si dejara de satisfacer la partida de un acto incluido legalmente en la tasación a cuyo pago ha sido condenada.

Hay que recordar, por último que la sustitución profesional, entre abogados esta prevista y regulada en el artículo 36, 2º del Estatuto general de la Abogacía española: 2. “Los honorarios a cargo del cliente se devengarán a favor del titular del despacho, aun en el caso de que las actuaciones fueren realizadas por otros Abogados por delegación o sustitución”.

En la tasación de costas, ¿hay que presentar factura a nombre del contrario? 

Una vez más, hay que recordar que, el beneficiario de las costas procesales, no es el abogado y procurador, sino el cliente que ha ganado el pleito, con imposición de costas a la parte contraria, por lo tanto, el documento que se presenta en el juzgado, para su inclusión en la tasación de costas, no tiene que ser una factura, con número de factura, etc. sino una minuta a nombre del cliente vencedor de las costas procesales. Esta minuta debe estar suficientemente detallada, de forma que puedan contemplarse los conceptos que se minuta y sus importes, así como el IVA, sobre el total de la minuta. Todo esto, lo incluye el secretario (letrado de la administración de Justicia) en la tasación de costas y la parte condenada al pago lo abona, como un gasto ocasionado al contrario, no como una factura que le emite el contrario o sus profesionales, pues está resarciendo a la parte vencedora,  del gasto ocasionado por el pleito que él ha perdido. No puede, por tanto, el condenado al pago, deducirse el iva, ni solicitar que la factura vaya a su nombre, pues aquellos profesionales no le han prestado, a él, ningún servicio.  Se limita, el condenado al pago, a resarcir del gasto que ha tenido el contrario, iva incluido, por el pleito.

Esta cuestión se ha resuelto por la Dirección General de Tributos en la Consulta vinculante número V-1870/07,entre otras, publicadas por el ICAB.

 ¿Puede, la parte vencedora en costas, cobrar más importe al contrario, de lo que tendría que pagar a su abogado y procurador?

En mi modesta opinión: NO. El derecho que se concede a través de las costas procesales, es un resarcimiento o indemnización por los gastos ocasionados en el proceso, pero nunca debe amparar el enriquecimiento injusto.

Para entender la causa de este hecho, hay que analizar la siguiente cuestión:

¿Cuál es la realidad del mercado jurídico en España?

La realidad económica del sector jurídico en España, supone una extraña paradoja:  los abogados y procuradores, generalmente, cobramos mucho más, cuando lo hacemos del contrario, condenado en costas que a nuestro propio cliente. ¿Cuál es la razón? Los aranceles y  baremos de los colegios profesionales de procuradores y abogados (aplicables, hoy en día, exclusivamente, para las tasaciones de costas), establecen unos precios muy superiores a la realidad del mercado.

Hay que reconocer que, como norma general, con el cliente se suele pactar un precio que está muy por debajo de los importes de las tarifas o baremos de los colegios profesionales. ¿Porqué hacemos esto? Por la libre competencia y la presión del mercado, es decir, para captar al cliente, retenerlo y que no se busque otro abogado, etc. Incluso las grandes empresas, en especial la banca y compañías de seguros, con estos aluviones de procesos judiciales, imponen unos precios miserables a sus profesionales, a modo de “tarifa plana”… (¡Y tan plana!) Y… ¿Qué sucede en estos casos? Que hay bofetadas entre los profesionales para hacer estos juicios.

Es decir,  fijamos con nuestro cliente un precio, en función de la libre competencia  y de la situación real del mercado, o incluso nos lo impone él y, sin embargo, en la tasación de costas, el contrario se ve obligado a pagar unos importes, calculados sobre los baremos y aranceles de los colegios profesionales,-muy por encima de los precios del mercado-, para determinar la tasación de costas. Esta es la razón por la cual, en el mercado judicial español, se termina cobrando mucho más, a la parte contraria que al cliente propio.

Sé que a lo mejor te molesta leer este comentario, sobre todo si hace poco, has ganado con costas algún proceso judicial de cuantía elevada. Pero sé también lo que se sufre, cuando ves la barbaridad que tiene que pagar tu cliente, cuando estas al otro lado.

Esta realidad vulnera los principios y la legislación de la libre competencia, ampara el enriquecimiento injusto en muchos casos y lo peor de todo, llega incluso a vulnerar el derecho a la tutela judicial efectiva, cuando el gobierno baja el listón para conceder la justicia gratuita, hasta los umbrales de la miseria y miles de ciudadanos se quedan sin reclamar, por ejemplo, los miles de expolios  realizados por la banca durante estos años, por miedo a perder sus pleitos, con la imposición de las costas procesales.

Vulneración de la libre competencia.

Según la normativa de libre mercado y de defensa de la competencia, los Colegios profesionales no puede fijar, en modo alguno, los precios de los servicios de sus colegiados. Así, en la actualidad, los baremos de honorarios profesionales, teóricamente, solo pueden emplearse para las tasaciones de costas, no para fijar los precios del mercado. Esta situación no termina de ser una realidad como lo demuestra el hecho de que recientemente el servicio de defensa de la competencia ha sancionado a algunos colegios profesionales, por contener, en sus haremos, autenticas instrucciones sobre precios.

La legislación que impone estas limitaciones a la fijación de precios son, por una parte la Directiva Bolkestein 2006/123/CE, del Parlamento Europeo y del Consejo, de 12 de diciembre de 2006, relativa a los servicios en el mercado interior, (DOUEL 27 Diciembre 2006, serie L 376/36) que tiene como objetivo establecer las disposiciones generales necesarias, para facilitar el ejercicio de la libertad de establecimiento de los prestadores de servicios y la libre circulación de los servicios, manteniendo, al mismo tiempo, un nivel elevado de calidad en los servicios. Y en nuestro ordenamiento jurídico interno, la Ley 17/2009 de 23 de noviembre, se dictó para la adaptación de al anterior Directiva, junto a la Ley 25/2009 de 22 de diciembre, publicada igualmente para la adaptación del ordenamiento jurídico Español a aquella Directiva comunitaria y, pese a ello, aun después de tantos años, está pendiente de publicación la ley de servicios y colegios profesionales.

Pese a ello, aplicando la legislación vigente, la determinación de los honorarios profesionales, por los Colegios de Abogados, deben someterse a los siguientes criterios:

1º.- Los Colegios de abogados solo pueden tener unas tarifas de honorarios para las tasaciones de costas. No para determinar el precio del servicio de los abogados a sus clientes, según el servicio de defensa de la competencia y la citada  normativa.

2º.- Las tarifas de honorarios, en todo caso, deben reflejar los precios reales del mercado. También para las tasaciones de costas.

¿CÓMO SE PRODUCE EL ENRIQUECIMIENTO INJUSTO?

Al principio he comentado una sentencia de la AP de Jaén que termina indicando el criterio consolidado por el T.S. en SS. de 31 de marzo de 2003, 10 de febrero de 2003 y 14 de octubre de 2002 EDJ 2002/44026,  (todas anteriores a la legislación vigente) la cual considera que lo que se concede a la parte ganadora en costas, es un crédito frente a los obligados al pago de las costas procesales, y no un derecho de repetición o de reembolso de lo abonado por los acreedores a los abogados que los defienden y a los procuradores que los representan.

Con este criterio, se permite presentar, en la tasación de costas, minutas del letrado y procurador que, ni se han pagado, ni jamás se pagarán, ya que estos profesionales están en nómina de la parte vencedora, o tienen pactada una “tarifa plana” de sus honorarios, (como sucede  con los bancos y las grandes empresas). De esta forma el importe real del gasto, ocasionado por el pleito, es mucho menor que el importe que obtiene la parte vencedora, no sus profesionales,  de la tasación de costas, lo que supone un lucro o beneficio que carece de justificación en un derecho de resarcimiento, es decir, supone un autentico enriquecimiento injusto.

¿CUAL ES EL PROBLEMA PARA CONVERTIR ESTE ARGUMENTO EN UN MOTIVO DE IMPUGNACIÓN DE LOS HONORARIOS?: La prueba. Acreditar la tarifa plana, o el importe real de lo pagado, es decir, la dificultad estriba en  acreditar  que el titular del crédito,  la parte favorecida por la condena en costas, ha pactado unos honorarios inferiores a los que pretende reclamar a la parte condenada al pago, de forma que la parte, no sus profesionales, obtendrá un beneficio, con la tasación de costas, lo que no está amparado por un derecho de resarcimiento y supone un enriquecimiento injusto.

CONSEJO: Puedes pactar, si la otra parte lo acepta, en la audiencia previa,   o antes de que recaiga sentencia,  que no se impongan las costas a ninguna de las partes, incluso puedes pactar, también de mutuo acuerdo,  el importe máximo de las costas, en una cantidad concreta. En todo caso, a la hora de determinar la cuantía del proceso: sé prudente.

 

LAS COSTAS PROCESALES: FORMULARIO DE CESIÓN AL ABOGADO Y PROCURADOR.

Posted on Actualizado enn

justicia-gratuita-corruptos-L-GT8xEM¿QUÉ SON LAS COSTAS PROCESALES?

Son los gastos que se producen como consecuencia del procedimiento judicial y que pueden reclamarse a la parte contraria, cuando una resolución le conde a esta,  a pagarlas.

La Ley de enjuiciamiento civil española, (LEC) regula las costas procesales en los arts. 241 a 246, remitiéndose las demás leyes procesales a lo dispuesto en ella.

DIFERENCIA ENTRE GASTOS Y COSTAS PROCESALES

La LEC distingue entre gastos y costas procesales.

Gastos procesales: según el art. 241 son todos los desembolsos que tengan su origen directo e inmediato en la existencia de dicho proceso.

Costas procesales: Son los gastos judiciales que pueden reclamarse a la parte contraria, cuando se gana el proceso con imposición de costas. Y que se enumeran en el art. 241 LEC.

Por ejemplo, el desplazamiento del abogado de Madrid hasta Sevilla, para asistir al juicio, es un gasto procesal, pero no puede reclamarse al contrario en las Costas. Este gasto lo debe pagar el cliente propio, pues el contrario no tiene porqué asumir que el contrario se busque un abogado de fuera de la sede judicial.

Estos gastos repercutibles a la parte contraria son los siguientes:

Honorarios de la defensa y de la representación técnica (abogado y procurador)

anuncios o edictos que de forma obligada deban publicarse en el curso del proceso.

Depósitos necesarios para la presentación de recursos.

4º Derechos de peritos y demás abonos que tengan que realizarse a personas que hayan intervenido en el proceso. (Indemnizaciones de testigos por asistir al juicio etc.)

Copias, certificaciones, notas, testimonios y documentos que hayan de solicitarse conforme a la Ley, salvo los que se reclamen por el Tribunal a registros y protocolos públicos, que serán gratuitos.

Derechos arancelarios que deban abonarse como consecuencia de actuaciones necesarias para el desarrollo del proceso. (honorarios de registradores de la propiedad, registros mercantiles etc.)

La tasa judicial por el ejercicio de la potestad jurisdiccional, cuando sea preceptiva.

EN EL PROCESO PENAL la LECRIM (Ley de enjuiciamiento criminal), también el art. 241 LECRIM, establece que las costas consistirán:

1º) En el reintegro del papel sellado empleado en la causa. (hoy no se utiliza)

2º) En el pago de los derechos de Arancel. (procuradores)

3º) En el de los honorarios devengados por los Abogados y peritos.

4º) En el de las indemnizaciones correspondientes a los testigos que las hubiesen reclamado, si fueren de abono, y en los demás gastos que se hubieren ocasionado en la instrucción de la causa

¿CUAL ES LA NATURALEZA JURÍDICA DE LAS COSTAS PROCESALES?

Las costas procesales, son un derecho de resarcimiento del cliente o parte procesal que la ley le concede a quien gana un pleito, para resarcirse de los gastos que se le han producido, como consecuencia, de haber tenido que acudir a los tribunales para que le den la razón. Por ello se condena a la parte contraria, a pagar estos gastos, siempre que estén comprendidos entre los enumerados en artículo. 241 de la LEC.

Esta consideración de restitución o indemnización de los gatos causados por acudir a los tribunales y ver reconocido lo que pedía la parte, ha sido reiterado por la jurisprudencia en multitud de sentencias, entre otras, las STS 4 de julio del 2005 EDJ 2005/119240, 10 de diciembre del 2004 EDJ 2004/234868y 30 de octubre del 2000 EDJ 2000/37104.

CRITERIOS PARA IMPONERLAS:

Vencimiento objetivo (Art. 394 LEC) es la consecuencia que se deriva de ganar el pleito, la que determina el derecho del vencedor, para resarcirse de los gastos que el proceso le ha ocasionado.

Hoy en día la temeridad o mala fe, son adjetivos que pueden incrementar el importe de las costas, pero no son el criterio básico y necesarios para la condena en costas. En este sentido puede verse la Sentencia de la Audiencia Provincial de Valencia de 19 de octubre de 1998 (AC 19987522) establecía lo siguiente:

“Conviene recordar con carácter previo algunos aspectos de la condena en costas. En primer lugar que el fundamento de la misma, bien se siga el criterio del vencimiento, establecido en la actualidad en el proceso civil español con carácter general (art. 523 de la Ley de Enjuiciamiento (hoy 394 LEC), o el anteriormente en el vigente de la mala fe o temeridad (basado en el art. 1902 del Código Civil), es el tratar de resarcir al beneficiario de dicho pronunciamiento de los gastos que la contraparte, la condenada a su pago, le ha causado al obligarla innecesariamente a acudir al proceso (SSTS 11 noviembre 1935 [RJ 19352065] y 3 junio 1940 [RJ 1940516])”.

Este derecho de resarcimiento tiene ciertas excepciones, limitaciones y consecuencias jurídicas.

EXCEPCIONES:

  • Asuntos jurídicamente complejos a criterio del juez (Art. 394 1º LEC)

“En los procesos declarativos, las costas de la primera instancia se impondrán a la parte que haya visto rechazadas todas sus pretensiones, salvo que el Tribunal aprecie, y así lo razone, que el caso presentaba serias dudas de hecho o de derecho.”  Tú puedes también pedirlo y razonarlo, cuando el asunto sea complejo, para evitar las costas a tu cliente, en tu suplico y conclusiones.

  • Estimación parcial de la demanda. 394, 2º

Si fuere parcial la estimación o desestimación de las pretensiones, cada parte abonará las costas causadas a su instancia y las comunes por mitad, a no ser que hubiere méritos para imponerlas a una de ellas por haber litigado con temeridad”.

  • Los beneficiarios del derecho a la Justicia Gratuita (394,3º LEC) y el Mº Fiscal. (394.4º LEC).

El mismo art. 394 en su número 3 establece que “Cuando el condenado en costas sea titular del derecho de asistencia jurídica gratuita, éste únicamente estará obligado a pagar las costas causadas en defensa de la parte contraria en los casos expresamente señalados en la Ley de Asistencia Jurídica Gratuita”. Es decir, si en los tres años siguientes a la finalización del pleito “viniere a mejor fortuna” (art. 36. 2º de la ley de justicia gratuita).

EN EL PROCESO PENAL: la sentencia debe concretar  la parte proporcional que cada condenados debe responder, cuando son varios. Como criterio general, la condena deben incluir las costas de la acusación particular, aunque puede razonarse  su no imposición, pero su exclusión debe ser motivada. (240 y Siguientes Lecrim)

LIMITACIONES CUANTITATIVAS:

Los honorarios del abogado no pueden superar 1/3 de la cuantía del proceso. (394, 3º LEC)

Si el pleito no tiene cuantía o es de cuantía indeterminada, se considera, a estos efectos, que la cuantía es de 18.000 euros.

MATIZACIONES:

  • La limitación del 394.3. no se refiere a la totalidad de las costas, sino a “la parte que corresponda a los abogados y demás profesionales no sujetos a tarifa o arancel”, (Los procuradores, p. Ej. sí están sujetos a arancel).

“Cuando, … se impusieren las costas al litigante vencido, éste sólo estará obligado a pagar, de la parte que corresponda a los abogados y demás profesionales que no estén sujetos a tarifa o arancel, una cantidad total que no exceda de la tercera parte de la cuantía del proceso, por cada uno de los litigantes que hubieren obtenido tal pronunciamiento.”

  • Esta limitación se aplica para cada una de las partes que ha ganado con costas. Así, cuando una parte pierde frente a varias, el limite de la minuta del letrado, de cada parte que ha vencido con costas, no podrá superar el 1/3 de la cuantía del pleito. Esto supone que, si son dos partes, por ejemplo, los vencedores con costas, frente a una, el limite de la minuta del abogado de cada parte vencedora, no podrá superar un tercio de la cuantía. No obstante, la mayoría de los baremos de honorarios de los colegios profesionales limitan, a su vez, estos supuestos. Pero, debes tener en cuentas que, perder un pleito de mucha cuantía, frente a muchas partes, puede causar una verdadera ruina a tu cliente, si no dispone del beneficio de justicia gratuita.
  • Por el contrario, cuando una sola parte gana frente a varias, el limite del tercio de la cuantía, no puede aplicarlo por cada parte vencida, sino al total de su minuta. Primero, porque la norma no lo permite: “Cuando, … se impusieren las costas al litigante vencido, éste sólo estará obligado a pagar”. Segundo porque iría en contra del espíritu de la norma que pretende limitar abusos y, si una parte gana frente a cuatro y a cada parte le pudiera reclamar hasta el máximo del 1/3 de la cuantía, obtendría por honorarios, más importe que por la condena misma del proceso. En este sentido puede verse la sentencia EDJ 2007/375335 AAP Pontevedra de 8 febrero 2007 AP Pontevedra, sec. 1ª, A 8-2-2007, nº 26/2007, rec. 61/2007. 

EN LA JURISDICCIÓN SOCIAL, la imposición de costas está legalmente limitada en importes concretos. Así en el art. 66 de la LJS, se imponen las costas hasta un limite de 600 € al demandado, cuando no acudió al acto de conciliación y la sentencia que en su día dicte, coincide, esencialmente, con la pretensión de la papeleta de conciliación. En el recurso de suplicación y casación las costas se limitan 1.200 € y 1.880 € respectivamente (Art. 235 LJS). En la ejecución de sentencias el limite es del 10% del principal reclamado (251 LJS).

EN LA JURISDICCIÓN CONTENCIOSO-ADMINISTRATIVA La imposición de las costas podrá ser a la totalidad, a una parte de éstas o hasta una cifra máxima, cantidad esta que debe concretarse en la sentencia, por el Juzgado o tribunal. Recuerda que tú puedes pedir esta limitación, o exención, razonando las dudas y complejidad del asunto, tanto en el Suplico, como en las conclusiones, aunque es facultad del tribunal concederlo y valorarlo.

LIMITACIONES CUALITATIVAS:

Solo pueden reclamarse a la parte contraria, los gastos enumerados en el Art. 241 de la Lec.

Respecto de los honorarios del letrado y procurador, estos, solo se incluirán en la tasación de costas, cuando su intervención sea preceptiva. (Es decir en los procedimientos ordinarios y en los verbales de más de 2.000 €. Arts. 23, 2º 1; y 31, 2º,1 LEC)

No se incluirán los derechos correspondientes a escritos y actuaciones inútiles superfluos etc., tampoco se incluirán los incidentes en que hubiese sido condenada expresamente la parte favorecida. 243, 2º LEC

En concreto respecto de los honorarios del letrado, solo se pueden reclamar al contrario las actuaciones judiciales, no las extrajudiciales (salidas y desplazamientos, reuniones con el cliente etc., se debe reclamar directamente al cliente propio, al no ser actuaciones procesales.).

Los honorarios del letrado se calcularán conforme a los baremos de honorarios del colegio de abogados de la demarcación judicial, es decir, del lugar donde se llevó el juicio. (P. Ej. Un letrado de Madrid que hace un juicio en Sevilla, debe aplicar el baremo del colegio de Sevilla).

LEGITIMACIÓN:

Es un derecho de resarcimiento del cliente o parte favorecida por la condena en costas, no del abogado y procurador, ya que estos profesionales, disponen de la acción privilegiada, (a través de la “Jura de cuentas”) para reclamar sus honorarios al cliente. (Tribunal Supremo Sala 1ª, S 27-3-1999, nº 290/1999, rec. 2949/1991 Pte. Gullón Ballesteros, Antonio, así como sentencias de 23 de mayo de 1996 EDJ 1996/2709, 6 de junio de 2001 EDJ 2001/8509, 28 de junio de 2005 EDJ 2005/116844, entre otras)

EXCEPCIÓN DEL TURNO DE OFICIO: cuando el cliente sea beneficiario del derecho de justicia gratuita y el abogado y procurador sean del turno de oficio, el cliente nada puede reclamar al contrario por estos gastos, al no haber pagado nada a su abogado y procurador.

En estos casos, la relación profesional con el cliente, no deriva de un contrato de prestación de servicios, sino de la designación del turno de oficio y por ello, los titulares del derecho de crédito, son directamente el abogado y procurador de turno de oficio, los que están legitimados para reclamar sus honorarios de la parte contraria.

El art. 36 de la ley de justicia gratuita dice: Obtenido el pago por los profesionales designados de oficio conforme a las reglas contempladas en los apartados anteriores, estarán obligados a devolver las cantidades eventualmente percibidas con cargo a fondos públicos por su intervención en el proceso”. Por tanto, cuando el letrado y procurador son del turno de oficio, están legitimados para solicitar la tasación de costas en su nombre propio.

En este sentido puede verse la AP Asturias, sec. 4ª, A 12-1-2004, nº 4/2004, rec. 365/2003 ROJ: AAP O 14:2004, ECLI: ES:APO:2004:14A. “… en los casos de concesión del beneficio de asistencia jurídica gratuita el litigante no ostenta crédito alguno dimanante del supuesto abono de honorarios y derechos a los profesionales que lo hayan representado y defendido en el proceso, y que estos pueden, en cuanto titulares de los respectivos créditos y con arreglo a lo establecido en el artículo 242 número 3 de la Ley de Enjuiciamiento Civil EDL 2000/77463, solicitar la tasación de costas en nombre propio, como declaró esta Sala en su Auto de fecha 20 de febrero de 2002, cuyo criterio fue reiterado en otras resoluciones posteriores.-

 

CESIÓN DEL CRÉDITO DE LAS COSTAS PROCESALES por parte del cliente su letrado y procurador.

El TS ha matizado que, si bien las costas procesales son un crédito de la parte vencedora, frente a la parte vencida y no del abogado y procurador, nada impide que el cliente vencedor en costas, pueda pactar la cesión de su crédito a favor de su abogado y su procurador, para que sean estos, quienes lo reclamen directamente a la parte contraria.

La Sentencia del Tribunal Supremo Sala 1ª, S 14-2-2006, nº 96/2006, rec. 2397/1999 Pte: Roca Trías, Encarnación, dice:

“2º Ahora bien, siendo esto así, nada impide que las partes acreedora y deudora respectivamente de un crédito de costas, negocien o transijan, como ocurrió en este caso, sobre la persona que definitivamente deba recibir el pago de las cantidades que se hubieran generado en este concepto. Y ello es lo que hicieron las partes interesadas, en cuya virtud y de acuerdo con el pacto contenido en el contrato de transacción, “G., S.A.” designó a los profesionales que hubiesen intervenido en el pleito, entre ellos D. Carlos, como personas titulares del crédito por las mencionadas costas, lo que, evidentemente, no implicaba la extinción de la obligación de los honorarios, debidos por “G., S.A.”.

ACCEDER A FORMULARIO DE CESIÓN DE CRÉDITO.

 

CONTRATAR A UN ABOGADO: La hoja de encargo, ventajas, concepto y formas de determinar los honorarios.

Posted on Actualizado enn

save-money-¿Y cuanto me va a costar Dª Maite?

-No se preocupe por eso Antonia, ya hablaremos…

-Y piensas: …“¡Con el trabajo que tengo!, solo me faltaba ponerme a hacer presupuestos de cada asunto”

Cuando llevas tu coche al taller, ¿no pides un presupuesto previo de la reparación…? ¿Y pretendes que tus clientes se metan en un pleito que puede arruinar su vida, sin saber lo que les puede costar?

Las principales excusas para no firmar una hoja de encargo son:

  1. La perdida de tiempo.
  2. El miedo a que conste por escrito la obligación profesional.

La perdida de tiempo:

Responde sinceramente:

  • Si trabajas y no cobras, ¿no has perdido mucho más el tiempo?
  • Si terminas demandando a tu cliente para cobrar tu trabajo ¿no perderás mucho más tiempo y además al cliente?

 El temor al compromiso:

En el fondo, no es más que una falta de confianza en ti mismo que antes o después tendrás que superar.

Ten presente que el arrendamiento de servicios se puede concertar de forma verbal y obliga igual a las partes.

La jurisprudencia ha concretado algunas de las obligaciones elementales del abogado que en todo caso, debe cumplir en su actividad profesional; haya o no, contrato escrito:

  • Informar al cliente de la gravedad de la situación.
  • Informar de la conveniencia o no de acudir a los tribunales.
  • Informar de los costes del proceso.
  • informar de las posibilidades de éxito o fracaso.
  • cumplir con los deberes deontológicos de lealtad y honestidad en el desempeño del encargo.
  • observar las leyes procesales.
  • aplicar al problema los indispensables conocimientos jurídicos.
    • Entre otras. (STS de 14 de julio de 2005).

Si quieres CRECER en tu negocio y ganarte la vida como abogado: prepara una buena plantilla de tu hoja de encargo.

handshake isolated on white background

Ventajas de la hoja de encargo:

Las obvias son:

  1. Define tus obligaciones profesionales en ese asunto.
  2. Define el precio de tu trabajo.
  3. Impides la impugnación posterior de tus honorarios, si llegaras a presentar la Jura de cuentas. (art. 36 LEC)

 Para mi, las ventajas más importantes son:

1) El aplazamiento de pago de los honorarios: que permite al cliente un pago más cómodo y adaptado a sus ingresos. Práctica que, desde mi experiencia, aceptan y agradecen los clientes encantados, a la vez que te permite el cobro programado y sistemático de tu trabajo.

Si te paga una cantidad inicial, a cuenta de honorarios y fraccionas el resto en función de la marcha del proceso, cuando llegue la sentencia, tan lento el juzgado va, habrás cobrado el 100% de tu trabajo. Y tu cliente contento, pues lo habrá pagado cómodamente y sin agobios.

2) Te ayuda a mantener la independencia emocional del asunto.

Si no lo crees, piensa y revive ese doloroso momento: cuando te llega por mail o por correo la sentencia “del asunto”. No de un asunto cualquiera, sino de ese al que tanto esfuerzo le has dedicado, con el que tanto te has vinculado.

Te vas directo al fallo de la sentencia y cuando lees: “Desestimo la demanda con imposición de las costas…” te pincha en el alma y te duele. Físicamente te duele.

Y ¿sabes por qué?

Porque, aunque en ese momento no piensas conscientemente en tus honorarios, en alguna parte de tu mente vive la pregunta: ¿y como cobro yo ahora? Te sientes culpable y las horas dedicadas te chillan, reclamando cobrar su esfuerzo, el domingo en el despacho, el agobio permanente, el mal humor en tu casa…

Si por el contrario has ido cobrando a lo largo del proceso, el impacto emocional se disminuye, manteniendo tanto tú, como tu cliente, la serenidad ante un resultado adverso.

De lo contrario,  añades a ese momento amargo de la derrota, el cobro de tu trabajo. Y si lo agravan las costas… o te quedas sin cobrar o te tendrás que esperar y ponerte en la cola; a que pague tu cliente: principal, intereses y… costas. Que triste que tanto esfuerzo  termine pagando antes al  letrado contrario que a tu esfuerzo y tu desvelo.

Por eso te recomiendo que al hacer la hoja de encargo, fracciones el pago y preveas siempre el fracaso. Analizar las consecuencias adversas, antes de iniciar el proceso, es el mejor seguro de tu responsabilidad profesional y la mejor herramienta para vivir de tu trabajo.

Pero recuerda: los pagos a cuenta, no son provisiones de fondos. Debes facturarlo cuando lo cobras.  Dentro del trimestre, debes emitir la factura y declararla.

Otras ventajas de la hoja de encargo:

  • Evidencian de tu honestidad profesional. Puedes decir que eres muy honesto, pero luego hay que demostrarlo y la primera regla para lograrlo, es poner de manifiesto el interés por tu cliente, informándole desde el principio del precio de tu trabajo. Y por supuesto, ajustándote después, al presupuesto.
  • Incrementa la confianza de tu cliente: no puedes exigir confianza si no eres capaz, de antemano, de concretar el precio de tu trabajo.
  • Incrementa la calidad de tu trabajo. Un buen hacer profesional va acompañado de rigor y seriedad. El primer paso para lograrlo es la hoja de encargo. Te ayuda a distinguirte de los otros. En esta profesión somos muy pocos los que firmamos por escrito y de antemano, el precio de nuestro trabajo. Si quieres cuidar la calidad de tu servicio y crecer en tu negocio, empieza por hacer, en cada asunto, una hoja de encargo.

Aquí te propongo algunas ideas básicas para confeccionar tu hoja de encargo:

HOJA ENCARGO PLUMA FIRMA¿Qué es la hoja de encargo?

Es el contrato por el cual se conciertan los servicios de un abogado, para un asunto determinado y en el que se concreta el presupuesto previo de sus servicios y la forma de pago.

¿Cuál es su naturaleza jurídica?

Es un contrato de prestación de servicios que se regula en el art. 1544 del C. Civil español que dice: “En el arrendamiento de obras o servicios, una de las partes se obliga a ejecutar una obra o a prestar a la otra un servicio por precio cierto”.

¿Qué características tiene?

La relación abogado-cliente es una relación personal “intuitu personae” (en atención a la persona). Puedes auxiliarte de colaboradores, pero es a ti a quien contratan. Por eso debes advertir, desde el comienzo que te podrás auxiliar de otros compañeros e identificarlos. Puedes ponerlo en la hoja de encargo genéricamente  y concretarlo por escrito  antes de que te sustituyan. (P.ej. remitiendo antes un mail al cliente con los datos del colaborador, número de colegiado y su teléfono etc.). Y, además, te aconsejo que quedes antes de la suplencia, para que tu cliente conozca al compañero que te ha de sustituir.

¿Puedo llevar un asunto sin firmar hoja de encargo?

Hoy no existe obligación formal en España de firmar hoja de encargo. El Estatuto General de la abogacía no lo exige. Pero en el proyecto del nuevo Estatuto General de la abogacía, si se impone como obligación previa en el Art. 49 nº 3 y 4:

“3. El Abogado tiene la obligación de informar a su cliente sobre la viabilidad del asunto que se le confía, procurará disuadirle de promover conflictos o ejercitar acciones judiciales sin fundamento y le aconsejará, en su caso, sobre las vías alternativas para la mejor satisfacción de sus intereses.

  1. Asimismo, le informará sobre los honorarios y costes de su actuación, mediante la presentación de la hoja de encargo o medio equivalente. También le hará saber las consecuencias que puede tener una condena en costas y su cuantía aproximada.

¿A que se obliga al cliente, firmando la hoja de encargo?

  • A pagar los honorarios que se especifiquen, en los plazos pactados en la hoja de encargo.
  • A dar la información veraz sobre el asunto.
  • A concretar sus intereses y los límites dentro de los cuales le ha defender su abogado.
  • A facilitar la documentación precisa para su defensa.
  • A mantener el trato y la consideración debida hacia su abogado.
  • A indicar y autorizar la forma y los medios de comunicación con su letrado, (teléfono, Mail etc).
  • A confiar en su abogado y ser leal y sincero con él.

¿A que le obliga al abogado?

  • A cumplir con el encargo del asunto encomendado, con el máximo celo y diligencia. Ateniéndose a las exigencias técnicas, deontológicas y éticas adecuadas a la tutela jurídica de dicho asunto.
  • A guardar secreto de todos los hechos o noticias que conozcan por razón de su actuación profesional, tanto el letrado como su colaboradores.
  • A actuar, en cumplimiento de su misión, con libertad e independencia, sin otras limitaciones que las impuestas por la Ley y por las normas éticas y deontológicas.
  • A concretar el presupuesto previo de su trabajo e informar al cliente de los demás costes del proceso.
  • A liquidar periódicamente las cuentas y gastos que se vayan produciendo por las actuaciones realizadas, en la defensa del asunto, cuando reciba provisión de fondos.
  • A informar a su cliente de la marcha del asunto.
  • A informar al cliente del nombre y demás datos, de los colaboradores que le auxilien en la tramitación del asunto encomendado, quienes actuarán, en todo caso, bajo su responsabilidad y dirección profesional. (Art. 42 E.A.E.)
  • También debes informar al cliente, de los siguientes extremos:
    • Del posible resultado adverso del pleito y de la posible condena en costas.
    • De la existencia de soluciones alternativas del conflicto, como la mediación, negociación, arbitraje, etc.
    • Que como profesional está sujeto a las normas sobre prevención de blanqueo de capitales y financiación del terrorismo establecidas en la Ley 10/2010 y que el encargo encomendado puede estar fuera del ámbito de secreto profesional.
  • NOTA:  como ya he dicho antes, estas obligaciones se asumen igual aunque no firmes hoja de encargo, pero si la firmas, concretas tus honorarios y la forma de pago, impidiendo la impugnación por excesivos.

presupuesto-app-2Algunas formas de determinar los honorarios

La Ley 25/2009 de 22 de diciembre, de modificación de diversas normas para su adaptación a la Ley sobre el libre acceso a las actividades de servicios y su ejercicio, prohíbe a los Colegios Profesionales establecer baremos orientativos ni cualquier otra orientación, recomendación, directriz, norma o regla sobre honorarios profesionales, salvo lo recogido en su Disposición Adicional Cuarta que permite esos criterios a los exclusivos efectos de la tasación de costas y de la jura de cuentas de los abogados.

Por lo tanto, para concretar los honorarios al cliente propio, rige la libertad de pactos entre letrado y cliente. Por esta razón te comento algunas de las formas más comunes, para determinar los honorarios y las ventajas e inconvenientes  que presentan, en mi opinión, de cada una de ellas.

La cuota litis:

Es decir, pactar los honorarios a comisión o porcentaje del resultado del pleito, sin necesidad de pactar un importe mínimo. El Tribunal Supremo autoriza esta forma de pactar los honorarios. Sentencia de 4 Nov. 2008, rec. 5837/2005. Ponente: Espín Templado, Eduardo. Nº de Recurso: 5837/2005. Sala Tercera, de lo Contencioso-administrativo, Sección Pleno.

Mi opinión, aunque lo diga el T. Supremo: me parece un atentado a la independencia y liberta profesional con la que hay que ejercer la abogacía. Y una vulneración del derecho de defensa pues La independencia del abogado es una exigencia del Estado de Derecho y del efectivo derecho de defensa de los ciudadanos” Art. 2 del vigente Código deontológico (Real Decreto 658/2001, de 22 de junio).

El abogado que ata sus honorarios al resultado del pleito, se convierte en parte interesada en el mismo.

El resultado del pleito deja de serle indiferente. (Si no ganas, no cobras). Quebrándose así la independencia y la libertad profesional con la que se debe atender el asunto y vulnerándose, por ello, el derecho de defensa.

Lo diga quien lo diga.

Por eso yo te propongo que, en todo caso, concretes un importe mínimo que te desate del resultado del pleito y un porcentaje sobre el resultado.

De este modo lograrás remunerar mínimamente tu esfuerzo y el trabajo que le vas a dedicar al asunto. Librándote así, de la carga emocional que supone, atar tus honorarios al resultado del pleito.

Si no, te verás haciendo cosas que sabes que no debes hacer.

precio-fijoB) CANTIDAD ALZADA:

Establecer un importe fijo por el trabajo , con independencia del resultado y de las horas dedicadas.

Este formato es recomendable en asuntos de poca cuantía. O cuando te encomienden varias reclamaciones, (reclamaciones de cantidad mediante cartas, monitorios, verbales del mismo tipo etc.) Puedes concretar un importe fijo por cada reclamación, al margen de su cuantía. (el trabajo es básicamente el mismo, aunque en ocasiones se complique enormemente).

C) NORMAS DE ORIENTACIÓN PROFESIONAL

Los honorarios se determinan según las Normas de orientación profesional del Colegio de Abogados de la demarcación judicial del asunto que estén vigentes en el momento de la finalización de la intervención profesional. Si bien debes Indicar que, conforme a las normas vigentes a la firma de la hoja de encargo y tomando como base de cálculo la cantidad de ___ €, resulta el importe de ___ €, para luego poder concretar, el fraccionamiento de pago.

D) DEFINIR EL PRECIO POR ACTUACIÓN Y LIQUIDAR TRIMESTRALMENTE EL TRABAJO REALIZADO.

Esta forma está especialmente indicada para el proceso penal y para ciertas actuaciones extrajudiciales, negociaciones, gestiones notariales etc. Concretando un importe fijo por cada actuación: denuncia o querella, asistencia a diligencias de prueba, escritos de alegaciones y recursos de reforma,  etc. Puedes, también establecer un porcentaje sobre el resultado final, si tu cliente percibe algún tipo de indemnización en funcionó del resultado.

200470275-001E) PRECIO POR HORAS.

Es difícil determinar el precio de la hora de tu trabajo. Te puede servir de orientación, dividir el importe bruto de tus ingresos anuales del año anterior, por las horas de la jornada laboral anual que suele ser de 1770 horas aproximadamente. Pero debes ser muy riguroso con el cómputo de las horas que facturas. Si, por ejemplo estas trabajando con ese asunto y te llaman por teléfono, bajas a tomar un café o entra un compañero del despacho, para comentarte el juicio de esa mañana, no debe pagarlo tu cliente.

Tampoco creo que debas facturar igual el tiempo empleado en sacar fotocopias del expediente en el juzgado que el tiempo que dediques a  preparar y realizar el juicio.

Este método requiere un riguroso y honesto cómputo del tiempo empleado y facturar periódicamente, (mensual trimestralmente por lo menos) las horas dedicadas.

Estos son algunos consejos. Pero recuerda que concretar el precio de antemano, es la mejor forma de garantizar el cobro de tu trabajo. Recuerda que el tiempo que empleas en hacer el presupuesto, es tan necesario como el trabajo mismo.

En el próximo artículo te expongo cual debe ser el contenido de la hoja de encargo y te incluiré un modelo que te ayude a diseñar tu plantilla.

LA JURA DE CUENTAS: UN MAL EVITABLE. (Nuevos formularios en word)

Posted on Actualizado enn

Nota: al final del artículo están los enlaces de los formularios en formato word.

Desempleado_10La Jura de cuentas es un procedimiento expedito para cobrar de nuestros clientes. Pero no debe ser la manera habitual de cobrar tu trabajo.

Responde sinceramente a estas preguntas:

¿Por qué no te paga tu cliente?

¿El cliente sabía de antemano lo que te tenía que pagar?

¿Has hecho bien tu trabajo?

¿La comunicación con el cliente ha sido ágil y correcta en todo momento?

¿Antes de empezar el asunto, le presentaste una hoja de encargo con el presupuesto?

La respuesta a estas preguntas te pueden evitar la próxima jura de cuentas.

Por lo general, si tienes que acudir a este procedimiento, algo ha fallado en tu relación con el cliente.

Lo que tiene más valor de tu negocio… ¿no son tus clientes? ¿Cómo pretendes crear una cartera de clientes, si los acabas demandando?

En esta profesión la lección que se aprende perdiendo no se olvida y la lección que enseña tener que acudir a la jura de cuentas es: la próxima vez, haz una hoja de encargo con el presupuesto.

Consecuencias negativas de la jura de cuentas:

1º. Perderás al cliente.

2º. Debes cesar en el ejercicio de su defensa.

Inicias un proceso contra tu defendido. Aunque deontológicamente no veo una limitación clara, considero que si presentas una jura de cuentas, no debes continuar con la defensa de tu cliente. Es evidente que la presentación de la Jura de cuentas, supone un deterioro en la relación abogado-cliente que impide continuar con normalidad la relación profesional, ya que produce la pérdida de la confianza recíproca.

3º.- Probablemente, el cliente dará malas referencias de ti.

4º.- Dedicarás un esfuerzo y un tiempo extra para cobrar tu trabajo.

 Conclusión:

Si quieres fidelizar a tus clientes y evitar los impagos debes pactar, previamente, el precio de tu trabajo y la forma de pago que es, incluso, más importante que el precio. 

La hoja de encargo requiere un tema propio, pero como avance te diré que si pierdes un poco de tiempo en preparar tu plantilla de hoja de encargo, en la que concretes tus honorarios y la forma de pago, evitarás tener que acudir a la Jura de cuentas y cobrarás incluso antes de terminar tu trabajo.

 Pese a todo lo anterior, siempre hay caraduras que quieren que trabajes gratis. Para aquellos que solo valoran su esfuerzo y el tuyo no vale nada, está pensada la jura de cuentas.

ELEMENTOS ESENCIALES DE LA JURA DE CUENTAS:

justicia-gratuita-corruptos-L-GT8xEMa)  FINALIDADpermitir una “rápida” satisfacción de los créditos de los profesionales que intervienen en el procedimiento. Las comillas forman parte del eufemismo de su tramitación. Pues si hay impugnación puedes tardar años en cobrar, INCLUSO NO COBRAR O PERDER LA JURA CON COSTAS.

b)  REGULACIÓN:

  1. L. Enjuiciamiento Civil: Artículos 34 y 35 LEC regula el procedimiento para la jura de los procuradores y abogados respectivamente. Art. 35 “Los abogados podrán reclamar frente a la parte a la que defiendan el pago de los honorarios que hubieren devengado en el asunto, presentando minuta detallada y manifestando formalmente que esos honorarios les son debidos y no han sido satisfechos”.
  1. Penal: tiene su regulación específica en los artículos 242 a 245 de la LECrim.: Los abogados y procuradores que hubiesen defendido y representado a una parte (y también los peritos y testigos que hubieren declarado a su instancia) podrán exigir de «aquélla» (esto es, de la propia parte), «el abono de los derechos, honorarios e indemnizaciones que les correspondieren, reclamándolos del Juez o Tribunal que conociese de la causa».

c)  NATURALEZA JURÍDICA: tiene naturaleza ejecutiva. Tras el requerimiento judicial de pago, (si no hay oposición) se abre la vía de apremio, sin necesidad de acudir a la vía declarativa ordinaria.

d)  COSA JUZGADA: “Aunque la sumariedad del procedimiento de jura de cuentas no permite que su decisión alcance eficacia plena de cosa juzgada material, no es posible reproducir en el juicio ordinario posterior, las excepciones propias del juicio previo de naturaleza ejecutiva, (impugnación por excesivos o indebidos) admitiéndose exclusivamente la alegación de aquello que no pudo formularse en éste, por exceder del ámbito de su cognición reducida. En concreto, no puede el abogado acudir al juicio ordinario con la única finalidad de que se estime en su integridad la cuantía de la minuta –reclamando la diferencia entre lo que considera debido y lo reconocido en el expediente de jura de cuentas–, y sólo porque no le convence el argumento empleado entonces por el Tribunal para rebajar los honorarios”. Tribunal Supremo, Sala Primera, de lo Civil, Sentencia de 19 Jun. 2008, rec. 610/2001, Ponente: Almagro Nosete, José. Nº de Sentencia: 611/2008, Nº de Recurso: 610/2001 REF. LA LEY 96448/2008.

La finalidad de la posterior acción declarativa es la concreta relación contractual de las partes litigantes.

e)  NO SE PUEDEN RECLAMAR MEDIANTE JURA DE CUENTAS: las actuaciones extrajudiciales, por ejemplo las gestiones, reuniones con la parte contraria, salidas y desplazamientos, preparación de escrituras notariales etc. Estas actuaciones no deben incluirse en la minuta de la Jura de cuentas. Han de reclamarse por vía declarativa, incluso por el procedimiento monitorio.

f)   PLAZO: ATENCIÓN Para presentar la jura de cuentas: Según reciente doctrina del TS, Auto de 14 de febrero de 2014 la Jura de cuentas es un procedimiento incidental “y como incidente del proceso en el que se suscita, el plazo de caducidad previsto para el proceso principal en el que se formula opera también como límite dentro del cual ha de efectuarse la solicitud de jura, al margen de la efectividad del plazo de prescripción, de naturaleza sustantiva”. Por lo tanto, la Jura de cuentas deberá presentarse dentro del plazo de DOS AÑOS en la instancia y de UN AÑO  en la apelación, a contar desde la última actuación judicial respectivamente, pues transcurrido este periodo la caducidad de la instancia que es apreciable de oficio, no se admitirá su tramitación.

DE PRESCRIPCIÓN: Del derecho (vía declarativa) 3 años (Art.1967 CC) desde el fin de la actuación profesional. El dies a quo se inicia a partir de la terminación del proceso, empezando a computarse dicho plazo desde la fecha de la última diligencia que aparezca en los autos de que la cuenta proceda (Autos de TS 23 de septiembre de 1998 y 16 de febrero de 2000, entre otros).

La prescripción puede alegarla el cliente en la jura de cuentas, impugnando los honorarios por ser indebidos.  Al igual que la caducidad de la instancia.

El tiempo pasa volando. Interrumpe la prescripción reclamándole la minuta al cliente dentro de ese plazo usando un modo fehaciente.

 g)  PROCEDIMIENTO:

  1. Admisibilidad: Control por el secretario judicial de los requisitos esenciales. Por la naturaleza expedita y limitada del procedimiento, el Secretario Judicial debe comprobar que reúne los requisitos previos de admisibilidad:

o  Competencia: Actualmente es el Secretario judicial del Juzgado donde radique el asunto.

 o  Legitimación: Las partes legitimadas son el procurador Y/O letrado que llevaron el asunto por la legitimación activa y su poderdante moroso o cliente defendido, por la legitimación pasiva, (arts. 34 y 35 Lec. y 242 Lecrim.)

o   No requiere representación. Si el Letrado presenta el solo la Jura de cuentas, no precisa de procurador. Si la presentan los dos, ambos profesionales intervienen en nombre propio.

Lo que sucede es que si la presenta solo el letrado, las notificaciones se le harán, hoy por hoy, por correo postal, lo que retrasa el proceso. Por eso te recomiendo que, si el procurador tampoco ha cobrado sus honorarios, presentes la jura conjuntamente, pues las notificaciones se harán al procurador por lexnet y se agiliza el proceso.

o   El objeto: la minuta del letrado y la cuenta del procurador. Referidas a las actuaciones judiciales exclusivamente. Salvo las actuaciones extrajudiciales que tengan la consideración de requisitos previos de procedibilidad. (P.ej. la conciliación o reclamación previa en la Jurisdicción Social, etc.), que si pueden incluirse en la Jura de cuentas.

o   Requisitos de la minuta: La minuta debe ser detallada, para impedir la indefensión del cliente.

o   A tener en cuenta:

Teóricamente las normas de honorarios no son de aplicación en las juras de cuentas, tanto por ser contrarias a la libre competencia, como por ser el propio cliente y no la parte contraria, el obligado al pago; por lo que rige la libertad de pactos.

No obstante, salvo que tengas firmada la hoja de encargo, mi consejo es que te guíes por los criterios del Colegio de abogados de la demarcación judicial. Da seguridad jurídica a tus pretensiones y siguen siendo preferidas judicialmente las minutas ajustadas a las normas de honorarios que aquellas que no se ajustan a ningún criterio y pueden ser impugnadas con más facilidad por excesivas. Repito salvo que tengas firmado un presupuesto previo que impide la impugnación por excesivos. Por eso,  Si hiciste hoja de encargo con presupuesto adjúntala con la solicitud inicial y la minuta para evitar la impugnación por excesivos. Art. 35.nº 2º tercer párrafo.

o   La previa reclamación de los honorarios al cliente. Los arts. 34 y 35 no exigen que se reclame previamente al cliente el pago de los honorarios. No obstante, no parece lógico acudir al proceso judicial de jura de cuentas, sin antes haberle reclamado el pago a tu cliente de algún modo. El Art. 34 califica al poderdante de “moroso” y para serlo es evidente que tiene que haber sido compelido al pago de algún modo. Por eso debes adjuntar las cartas, mail o faxes que le hayas remitido al cliente, pues además, acreditan la interrupción de la prescripción.

  1. EL REQUERIMIENTO JUDICIAL AL CLIENTE: verificados por el Secretario los requisitos anteriores, da traslado del escrito y de la minuta y, en su caso, de la hoja de encargo al cliente moroso, requiriéndole para que en el plazo de 10 días, pague los honorarios o los impugne por indebidos o excesivos ( En la jura penal la Lecrim no concreta plazo lo fija el secretario prudencialmente.)
  1. OPOSICIÓN A LA JURA DE CUENTAS:

1) Los motivos son dos: que los honorarios son indebidos o excesivos.

a)  IMPUGNACIÓN POR INDEBIDOS: tanto en penal, como en las demás jurisdicciones se rigen por los arts. 245 y 246 y de la LEC.

Algunas causas que determinan la consideración de INDEBIDOS:

  • El pago.
  • La prescripción.
  • La caducidad de la instancia o de la apelación. (2 años y 1 año respectivamente)
  • Actuaciones superfluas:

o   Contestar una demanda fuera de plazo, justifica la calificación de indebidos.

o   Devengar honorarios el letrado por el escrito compareciendo en una apelación, cuando esto lo hace solo el procurador, también. Etc.

  1. Oposición a la impugnación. Del escrito del cliente impugnando por indebidos los honorarios, se da traslado por tres días a la parte impugnada (246 nº 4 Lec) para que se pronuncie sobre la inclusión o exclusión de las partidas reclamadas.
  2. Resolución por el Secretario y recurso:

El Secretario resuelve en los “tres días siguientes” (casi nunca se cumple este plazo) mediante Decreto contra el que cabe recurso directo de revisión y contra el auto resolviendo el recurso de revisión no cabe recurso alguno. No obstante el TS en su reciente Auto, antes citado de 14 de febrero de 2014, mantiene que, al menos en la jurisdicción Contencioso-administratova, cabe recurso de revisión: “Es cierto que el art. 35.2 inciso segundo en relación con el art. 34.2 y 3 de la LEC establecen que contra el Decreto que resuelva sobre el carácter debido de los honorarios reclamados por un Letrado, por el llamado “procedimiento de jura de cuentas”, no cabe recurso, sin perjuicio del proceso declarativo que corresponda, pero, por otra parte, el art. 102 bis de la LJ dispone que “cabrá recurso directo de revisión contra los decretos por lo que se ponga fin al procedimiento o impidan su continuación”, norma que permitiría la interposición de este recurso de revisión”. Aplicable, a mi juicio, a la jurisdicción civil como norma supletoria general en virtud de lo dispuesto en el Art. 454.bis de la LEC, en relación con el Art. 237, 2º, en cuanto la decisión del secretario pone fin al proceso de jura de cuentas pues el primero de los preceptos dice  que: “Cabrá recurso directo de revisión contra los decretos por los que se ponga fin al procedimiento o impidan su continuación” y por su parte el 237, 2º dice que “Contra el decreto que declare la caducidad sólo cabrá recurso de revisión.”

2) IMPUGNACIÓN POR EXCESIVOS.- DICTAMEN DEL COLEGIO DE ABOGADOS, COSTAS AL LETRADO:

a) Cuando el cliente impugna los honorarios por excesivos, se da traslado al Letrado por cinco días para que formule alegaciones.

 Si el letrado no acepta la reducción, se manda un testimonio de las actuaciones al colegio de abogados para que informe. (246 Lec.). Aquí es cuando entra en juego el art. 35 de la Lec:

Salvo que el abogado acredite la existencia de presupuesto previo en escrito aceptado por el impugnante, y se dictará decreto fijando la cantidad debida, bajo apercibimiento de apremio si no se pagase dentro de los cinco días siguientes a la notificación”.

CONSEJO: en tus alegaciones pide el testimonio de las actuaciones que te interesen. Y ALEGA QUE NO CABE LA IMPUGNACIÓN POR EXCESIVOS,  SI HAY PRESUPUESTO PREVIO.

Si no hiciste hoja de encargo con el presupuesto y van a solicitar informe al Colegio de Abogados debes solicitar el testimonio de: 1) la minuta, 2) escrito de la impugnación 3) escrito de tu oposición  a la impugnación. También suelen ser necesaria: la demanda, la contestación y todo lo referente a la determinación de la cuantía objeto de defensa, si se discute esta. (Periciales, recibos del IBI para la valoración de inmuebles, si son determinantes de la cuantía, escrituras etc.) Si la comisión de honorarios entiende que faltan antecedentes para emitir el dictamen, lo devolverá pidiéndolos y se pierden meses, incluso años por esto.

d) Emitido el dictamen del Colegio profesional, el Secretario judicial dicta Decreto manteniendo la tasación o modificando lo que estime oportuno. El dictamen no vincula del Colegio es un informe pericial y aunque no vincula al secretario, suelen hacerle mucho caso.

e) Si la impugnación se desestima totalmente, se impondrán las costas del incidente al impugnante.

f) Si fuere total o parcialmente estimada, se impondrán al abogado o al perito cuyos honorarios se hubieran considerado excesivos.  Art. 246. nº3 LEC.

Contra dicho decreto SOLO cabe recurso de revisión.

Contra el auto resolviendo el recurso de revisión no cabe recurso alguno.

 3) cabe también la impugnación por indebidas y subsidiariamente por excesivas.

Puede platearse de forma alternativa que alguna partida de honorarios de abogados o peritos es indebida y que, en caso de no serlo, sería excesiva.

En este caso se tramitarán ambas impugnaciones simultáneamente, quedando en suspenso la tramitación por excesivos hasta que se decida sobre si la partida es o no debida.

 SUERTE.

FORMULARIOS:

JURA CIVIL PROCURADOR Y LETRADO

JURA CIVIL LETRADO SOLO

JURA PENAL PROCURADOR Y LETRADO

JURA PENAL LETRADO SOLO

JURA DE CUENTAS SOCIAL

JURA CONTENCIOSO PROCURADOR Y LETRADO

JURA CONTENCIOSO ADMIN. LETRADO SOLO

HONORARIOS: COBRAR SEGURO DEL SEGURO.

Posted on Actualizado enn

 

 

Dicen que la crisis se acaba, pero a mi me sigue constando, cada vez más que mis clientes acepten mis presupuestos y sobre todo que después me los paguen.

?????????????????????????????????????Por eso procuro firmar una hoja de encargo, en la que detallo el presupuesto del asunto y concreto un fraccionamiento del pago.

Pero sin duda, hay una alternativa en muchísimos casos que los abogados ignoramos y que resulta muy eficaz para asegurar el cobro de nuestros honorarios. Me refiero al seguro de defensa que muchos clientes tienen incluido en su póliza de seguro de todo riesgo del hogar.

Realmente los primeros que ignoran su existencia suelen ser los propios clientes, pero te aseguro, valga la redundancia, que casi todos los clientes tiene este seguro, ya que la mayoría de los bancos lo exigen como condición a sus clientes para concederles el préstamo hipotecario de su vivienda. ¿Y quién no tiene hipoteca en España?

En la mayoría de estos seguros, se incluye el seguro de defensa jurídica, no solo por los juicios derivados de daños de la vivienda, sino que se amplía muy frecuentemente a otros aspectos para dar esa cobertura de “Todo riesgo del hogar”, como suelen ser:

  • El Asesoramiento de aspectos familiares como separaciones y divorcios, tutela, la patria potestad, (niño que atropella con su bicicleta una anciana, etc.)

▪    Reclamación y defensa por motivos laborales, despidos reclamaciones salariales etc.

▪    Reclamación y defensa en contratos de compra venta, pagas y señales, depósitos.

▪    Y muchos otros ámbitos derivados de una cobertura integral del riesgo en la unidad familiar.

Aquí quiero recordar lo que dice el art. 76, a) de la Ley 50/1980 de 8 Oct. (Ley del contrato de seguro) cuando define el seguro de defensa jurídica:

“Por el seguro de defensa jurídica, el asegurador se obliga, dentro de los límites establecidos en la Ley y en el contrato, a hacerse cargo de los gastos en que pueda incurrir el asegurado como consecuencia de su intervención en un procedimiento administrativo, judicial o arbitral, y a prestarle los servicios de asistencia jurídica judicial y extrajudicial derivados de la cobertura del seguro”.

Pero la clave está en el Art. 76, d) de esta ley que dice:

El asegurado tendrá derecho a elegir libremente el Procurador y Abogado que hayan de representarle y defenderle en cualquier clase de procedimiento.”

Indicando en el último párrafo de este artículo que “El Abogado y Procurador designados por el asegurado no estarán sujetos, en ningún caso, a las instrucciones del asegurador”.

Es frecuente que las pólizas de defensa tenga limitado un importe máximo de cobertura por siniestro que suele oscilar entre los 1.500 y los 3.000 €. Incluso en ocasiones puede limitarse el número máximo de siniestros por año. Pero en muchas ocasiones, esos importes son más que suficientes para cobrar tus honorarios y los del procurador, incluso sufragar el pago de las costas del contrario, si se pierde el asunto. Y sino da para tanto, cuanto menos es una aportación importante que alivia enormemente la carga económica del procedimiento judicial y de los riesgos que conlleva.

¿Qué hacer con todo esto?:

-Ring… Ring Despacho de abogados: ¿Dígame?

– Mire es que mi hijo ha mordido al perro de la vecina, la vecina ha denunciado a mi hijo. Se ha montado tal bronca en casa que mi mujer se quiere divorciar ¿me puede dar hora con Don abogado?

Por supuesto, el lunes a las cinco. Ah! Por cierto: ¿tienen seguro del hogar?

–      Si claro,

–      Pues traiga la póliza también. Además de la denuncia.

–      ¿A mi hijo lo llevo?

–      ¿Esta vacunado…?

–      ¿De qué?

–      Es igual… de momento no hace falta.

Como se declarar el siniestro.-

a)   carta del cliente a la compañía de seguros referenciando el número de la Póliza, y declarando los dos siniestros: Mordedura y divorcio.

  1. En la misma carta el cliente te designa como su letrado y también (de ser preciso) al procurador de conformidad con lo establecido en el Art. 76 d) de la Ley de Contrato de Seguro.

b)   Carta del abogado designado comunicando que acepta la designación e informa del inicio del proceso.

c)    Periódicamente debe informarse a la Cía. de Seguros, la situación procesal y la sentencia dictada. En todo caso.

d)   Terminado el pleito los profesionales que han intervenido, emiten sus facturas a la Cía. de Seguros, con referencia al número del siniestro que haya indicado la Cía. de seguros y en todo caso indicando el nombre del cliente tomar del Seguro.

Una ilusión: compartir la experiencia.

Una realidad: aprender de la crisis.

Un deseo: que la crisis termine pronto.